Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 54 científicos españoles participarán este año en una nueva campaña antártica

La campaña antártica española 1988-1989, en la que van a participar 54 científicos distribuidos en dos grupos multidisciplinarios de 27 investigadores cada uno, comenzará hoy con la salida desde Cádiz, en dirección hacia el puerto argentino de Ushuaia, en la Tierra del Fuego, del buque remolcador de la Armada Las Palmas. Este barco, que no pudo salir ayer debido al mal estado de la mar , ha sido modificado para convertirlo en un buque océanográfico polar. Lleva a bordo dos radar, tiene una capacidad de 1.500 toneladas, 900 caballos de potencia y una autonomía de 10.000 millas a 12 nudos.

Las investigaciones a realizar este verano austral van a ser una continuación de las erectuadas en la pasada campaña tanto a bordo del buque chileno Río Baker como en la propia base. Preferentemente se abordarán estudios de hidrografía, cartografía de acceso a la base, sismicidad, vulcanología (en la isla Decepción), geodinámica, geodesia y glaciología.Gran parte de estas investigaciones se harán teniendo como base el buque Las Palmas, pero también se lleva un sistema de campamentos para desplegar en tierra, dada la escasa capacidad de la base Juan Carlos I, donde sólo caben ocho personas. Esta base está situada en la isla de Livingston, que forma parte del archipiélago de las Shetland del Sur.Los programas científicos que van a emprenderse en la base durante esta campaña hacen referencia a tres aspectos: uno será el estudio de los líquenes de la zona, trabajo que será realizado por un profesor de la universidad Complutense en colaboración con dos investigadores alemanes; otro será un estudio sobre ictiología, en el que participarán investigadores del CSIC y de la universidad de Barcelona, y por último, un estudio sobre bacteriología y microbiología, que será desarrollado fundamentalmente por científicos del CSIC.El buque Las Palmas cuenta también con varios equipos de investigación oceanográfica y geodinámica, y lleva alimentos y otros abastecimientos necesarios para la base española Juan Carlos I. También transporta un módulo sanitario que servirá para paliar las deficiencias médicas que sufrieron los expedicionarios a la Antártida en la anterior campaña.

Esta nueva campaña, que cuenta con un presupuesto global de 53 millones de pesetas, ha sido organizada por el Ministerio de Defensa, pero participan en ella investigadores y técnicos del Instituto Hidrográfico de la Marina, el Instituto Español de Oceanografía, el Observatorio de la Armada, el Instituto Geográfico Nacional, el Centro de Buceo de la Armada, el Servicio Geográfico del Ejército, el Instituto Nacional de Meteorología, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la universidad Complutense, la universidad de Barcelona y la Escuela Militar de Montaña.

Evaluación positiva

Ana Crespo, presidenta de la Comisión del Plan Antártico, enmarcado en el Plan Nacional de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico, ha señalado que próximamente la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología evaluará,lo realizado durante la anterior campaña antártica. "Creo", ha dicho Ana Crespo, "que la evaluación va a ser muy positiva, por lo que es muy probable que en un futuro inmediato éste sea uno de los programas con más apoyo económico". Este hecho tiene relación también con el reciente ingreso de España en el Tratado Antártico como miembro consultivo, que tuvo lugar el pasado día 21 de septiembre. El presupuesto estipulado hasta ahora en el Plan Nacional para el Programa Antártico es de 9.363 millones de pesetas para el cuatrienio 1987-1991.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 1988

Más información

  • La dirección del Plan Nacional de Investigación desea aumentar los presupuestos del programa antártico