Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Funcionarios, un mundo aparte

En recientes apariciones del ministro de Hacienda en televisión, éste hace declaraciones sorprendentes, tales como que los funcionarios no entran en el índice de precios al consumo, y por tanto sus retribuciones no serán revisadas.Con esta idea parece dar a entender que somos un colectivo aparte, que no participamos de los problemas y necesidades del resto de la población.

A menudo se pueden oír comentarios, incluso de boca del mismo ministro de Administración Pública, acerca de la magnífica situación de los funcionarios, que tienen un puesto fijo, un sueldo alto, que según el presidente del Gobierno es de 80.000 pesetas el mínimo. Pues bien, un auxiliar con nueve años de servicio gana 69.178 pesetas netas; con este sueldo hay que hacer bastantes números para poder llegar a final de mes y sólo para satisfacer las mínimas

Pasa a la página siguiente

Funcionarios, un mundo aparte

Viene de la página anteriornecesidades de toda persona.La opinión sobre los funcionarios no ha variado en absoluto. El PSOE prometió en su campaña de 1982 una reforma total de la Administración pública, con revisión salarial, carrera administrativa, etcétera, pero pasados seis años nos encontramos con una floja ley de Reforma para la Función Pública que no ha solucionado la estructura obsoleta de la Administración, no estimula al funcionario, que cada vez tiene más obstáculos para acceder a puestos más altos y una pérdida del poder adquisitivo considerable.

A cambio se han creado múltiples jefaturas que son adjudicadas con un criterio muy subjetivo; los únicos que han visto incrementado su sueldo han sido los cuerpos superiores, que cuentan con unos supuestos complementos de productividad que no priman el trabajo desempeñado per sí sirven para tener contentos a los cuerpos de elite, y encima llega el señor Fernández Marugán y dice que los únicos que han perdido poder adquisitivo han sido los cuerpos superiores.

En fin, el tema de los fimcionarios es el más atacado por todos, pero hay que saber distinguir, dentro de este colectivo también hay clases, y los sueldos no son iguales para todos, la subida para 1989 es del 4%, y nuestro presupuesto cada vez es más recortado; estamos de acuerdo en que todos los trabajadores están sufriendo las consecuencias de la inflación, pero nosotros también pagamos caro pertenecer al aparato del Estado.El Gobierno pretende salir adelante con su política económica a costa de apretar siempre a los mismos- . Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 1988

Más información