Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La India envía tropas para sofocar el golpe de Estado en las islas Maldivas

Nueva Delhi / Colombo

El primer ministro de la India, Rajiv Gandhi, tras una reunión de urgencia con su Gabinete, decidió enviar tropas en apoyo del presidente de las Maldivas, Maumum Abdul Gayuna. En la madrugada de ayer, dos barcos cargados de mercenarios atracaron en el puerto de Male y trataron de derrocar el régimen democrático de Gayum. Al parecer, los hombres, algunos vestidos con uniforme militar, son de nacionalidad tamil, minoría que lucha contra el Gobierno de Sri Lanka para alcanzar la independencia o la autonomía de su región.

La confusión reina en el archipiélago. Algunos de sus habitantes, contactados por teléfono desde Colombo (capital de Sri Lanka), aseguran que hay más de 20 muertos y que unas 2.000 personas, en su mayoría de las fuerzas de seguridad de las Maldivas, han sido tomadas como rehenes para obligar a Gayum, de 51 años, a abandonar el poder. Los mercenarios, unos 200, fueron contratados por un grupo de oposición interior, al que se unieron tras su llegada a Male, formando un grueso de ataque de unos 400 hombres, indican las fuentes. Éstos amenazan con matar a los rehenes si Gayum no dimite. Las fuentes añaden que las calles de la capital (Male, de 45.000 habitantes) están desiertas, y pueden oírse disparos esporádicos y explosiones de cócteles molotov. "La situación es muy seria. Dígale al mundo que nos ayude. No podremos aguantar mucho", dijo un hombre contactado por teléfono por la agencia de noticias Reuter.Ésta es la tercera intentona golpista desde que Gayum asumiera el poder, en 1978, tras unas elecciones en las que era candidato único. En septiembre pasado, su mandato de cinco años fue renovado por el voto afirmativo del 96,37% de los sufragios. Anoche no se había podido confirmar el paradero del presidente ni si se encuentra entre los rehenes.

Los mercenarios, que hablan en lengua tamil o cingalesa, tomaron en un principio las centrales eléctrica, telefónica y radiotelevisiva, pero las abandonaron al cabo de unas horas, con lo que se creyó que el golpe había fracasado. Un funcionario indio señaló que su Gobierno envió al archipiélago a última hora de ayer, y a petición del presidente Gayum, un grupo de 1.500 paracaidistas pertenecientes a las tropas de elite indias. Un número no determinado de efectivos se encuentra en el sur del país, a la espera de la orden de viajar a las Maldivas, y tres buques de guerra surcan ya el Indico. La India tiene en Sri Lanka 50.000 soldados para hacer frente a las guerrillas tamiles.

Fiel aliado

El primer ministro de la India, Rajiv Gandhi, convocó ayer de urgencia al Gabinete para analizar la situación en el vecino país. Gayum, un fiel aliado de la India, canceló en el último momento, y sin explicación, una visita oficial de dos días a Nueva Delhi, que debía haberse iniciado el pasado martes.El Departamento de Estado norteamericano dijo haber recibido también la petición de socorro de Gayum, e indicó que está en contacto con Nueva Delhi para, coordinar la ayuda necesaria, pero que por el momento no se ha decidido ningún movimiento de tropas. El portaviones Nimitz y su grupo de combate están navegando por el Indico, pero un portavoz del Departamento de Defensa de EE UU no quiso indicar si se les ha dado la orden de dirigirse hacia esa zona. En Londres, un portavoz del Foreign Office dijo que estaban estudiando el llamamiento de su antigua colonia y actual miembro de la Commonwealth. El Reino Unido no tiene en la actualidad ningún barco cerca de la zona.

Todas las demandas de ayuda se han recibido a través de la Embajada de las Maldivas en Colombo. Esta república, dedicada a la pesca y al turismo, no tiene ejército y sus fuerzas de seguridad ascienden a unos 1.200 hombres. El presidente Gayum estaba actualmente empeñado en elevar el nivel de vida de la población, a la que, al mismo tiempo, trata de apartar de la influencia perniciosa que los turistas occidentales pueden tener entre sus 200.000 ciudadanos de religión suní. Ello no impedía que Gayum defendiera la industrialización y la importación de alta tecnología para modernizar el país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de noviembre de 1988

Más información

  • Mercenarios tamiles intentan derrocar al Gobierno