El ministro de Transportes español, a favor de cambiar el ancho de vía del ferrocarril

El ministro español de Transportes, José Barrionuevo, dio claramente a entender ayer que era partidario de adaptar la red ferroviaria española al ancho de vía europeo y que el Gobierno tomará el mes próximo una decisión en este sentido. En un encuentro con la Prensa al término de un Consejo de Ministros comunitario, Barrionuevo afirmó que, al haber encargado a Renfe un informe sobre el cambio del ancho, su postura había "quedado clara" y vaticinó que el Gobierno tomará sobre la cuestión "una decisión importante, la más importante".

Visiblemente ilusionado por el proyecto que se trae entre manos, Barrionuevo preguntó varias veces a los corresponsales si les parecía bonito, pero esquivó sonriente una pregunta sobre si le apetecía pasar a la historia como el ministro que cambió el ferrocarril en España e, indirectamente, en Portugal, porque su homólogo luso, Oliveira Martins, anunció a su vez ayer que su país construiría un trayecto de alta velocidad Lisboa-Madrid con el ancho de vía europeo.Ante sus colegas de los doce, el ministro español informó que el Plan español de Transporte Ferroviario (PTF) y la eventual adaptación del ancho de vía europeo constituían un proyecto de interés comunitario que merecía su solidaridad financiera porque afectaba a tres Estados miembros (Francia, España, Portugal), contribuía a mejorar la integración de los dos últimos en la CE y facilitaría la circulación de personas y mercancías. La acogida que obtuvo "fúe buena", según dijo Barrionuevo, que en diciembre tiene la intención de darles cuenta detallada del plan español.

Financiación comunitaria

Al margen del Consejo ministerial, el ministro se entrevistó con los directores generales del Fondo Regional y de Transportes de la Comisión, Eneko Landáburu y Eduardo Peña, a los que sondeó sobre las posibilidades de financiación comunitaria del plan español a través de los fondos estructurales y de un hipotético fondo de infraestructuras. También se reunió mano a mano con sus homológos galo, Michel Delebarre, y luso, con el que volverá a discutir del tema a principios de noviembre. Oliveira se mostró satisfecho ante la prensa portuguesa por haber sido informado paso a paso de las intenciones españolas.

Barrionuevo se negó a dar estimaciones sobre el coste de la introducción de un nuevo ancho de vía, pero hizo, en cambio, hincapié en que esa decisión supondría "un abaratamiento del precio de la adjudicación del material móvil" para el tren de gran velocidad, que el Gobierno tenía que haber tomado la semana pasada, y que algunos expertos evalúan entre un 9% y un 10%. El ministro recalcó tambien que el ancho europeo repercutiria positivamente en la industria ferroviaria española, que "podría producir en mejores condiciones para mercados extranjeros".

20 años

Preguntado sobre la extensión y los plazos de introducción del nuevo ancho, Barrionuevo dio a entender que el grueso de los 13.000 kilómetros deberán haber cambiado de ancho de aquí a 20 años, porque "ese es el tiempo límite para la reposición del material obsoleto". Las prioridades son, recordó, los nuevos trazados entre Madrid-Sevilla y Madrid-Barcelona, y en el resto de España, "ambos anchos deberán coexistir durante algún tiempo ( ... ) para lo que será muy útil el cambio de ejes de los trenes puesto a punto por los ingenieros de Talgo".

Barrionuevo confirmó, por último, que la decisión sobre el ancho de vía será tomada por el Consejo de Ministros en noviembre porque no se puede demorar más la adjudicación del contrato del tren de alta velocidad, que "justamente nos brinda la oportunidad de reconsiderar nuestra situación ferroviaria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 26 de octubre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50