Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Keith Jarret abrirá el Auditorio para el 'Jazz'

Peterson, Hancock o Corea vendrán a Madrid

El pianista Keith Jarrett inaugurará el próximo lunes, en el Auditorio Nacional, la novena edición del Festival de Jazz de Madrid, que retomará su pulso entre los días 3 y 18 de noviembre. Un conjunto de estrellas sostenidas y repetidas y novedades de evidente interés conforman el festival, que en esta edición corre a cargo de una entidad particular, con patronazgo público y privado, y se desarrollará en tres sedes: el colegio mayor San Juan Evangelista, el teatro Alcalá Palace y el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid. De nuevo, Miles Davis, Oscar Peterson, Herbie Hancock, Chick Corea, y novedades como J. J. Johnson, Uest, Jim Hall y Helen Merill, en un total de 16 conciertos, con 29 grupos.

El presupuesto global del festival es en esta edición de 75 millones de pesetas (15 menos que en 1987); de los cuales, 30 deberán ser recuperados en taquilla por la entidad organizadora: la productora privada Sol Mayor. Los 45 millones restantes proceden de la subvención pública (30 millones, aportados por el Ministerio de Cultura, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la ciudad, y 15, sufragados por Tabacalera a través de su marca Fortuna) además de otros colaboradores.Es la primera edición en la que la organización y el taquillaje corren a cargo de manos privadas, sin que por ello haya muchos cambios, pues al frente de Sol Mayor se encuentra Javier Estrella, organizador del festival desde 1983 y subdirector general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), del Ministerio de Cultura, hasta hace cuatro meses. Javier Estrella es promotor musical y teatral desde 1976, y señala que "haber estado cuatro años en el Ministerio de Cultura no puede incapacitarme en mi trabajo como promotor.". En la misma productora está Julio Martí, el principal apoderado de grupos internacionales de jazz en España, que en ediciones anteriores surtió, como agente, gran parte del cartel de los festivales. Los precios de las entradas van de las 1.500 a 3.000 pesetas en el concierto en el Auditorio, de 1.000 a 2.000 en el Palacio de Deportes, de 800 a 1.500 en el teatro Alcalá y de 700 a 1.000 en el San Juan Evangelista.

Tras el concierto inaugural de Keith Jarrett, el festival tendrá su primera sede firme en el colegio mayor San Juan Evangelista, entre los días 3 y 6 de noviembre. Abrirán la jornada el grupo vasco Infusión y el cuarteto de Jimmy Heath, estando dedicado el día siguiente a dos guitarristas españoles: Max Suflé y Enrique de Melchor.

El sábado, el español Javier Paxariño compartirá cartel con Oregón, el grupo del guitarrista Ralph Towner; y el domingo, la cantante Deborah Carter abrirá un concierto que tiene como protagonista a Quest, una de las bandas más interesantes deljazz actual, con Liebman, Beirach, McCIure y Hart.

El teatro Alcalá Palace será su segunda sede, ocupando la semana del 7 al 13 de noviembre. Los bateristas Art Blakey y Jack de Johriette dirigirán sus formaciones -Jazz Messengers y Special Edition-; Carla Bley viene al frente de una muy suntuosa big band euroamericana; Adam Machwicz, a piano solo; el guitarrista Jim Hall y el trombonista J. J. Johrison darán su primer concierto en Madrid, y Phil Woods repite visita con un impecable quinteto en el que cuenta con el trompetista Tom Harrell. Pata Negra, Ictus y Ricardo Belda son las bandas españolas presentes en el Alcalá, que cuenta también con el blues de Oliver Sain, los brasileños de Tapajós y Peranzetta y el latinjazz de Paquito de Rivera, con Tete Montoliú en su sexteto.

El Palacio de Deportes convocará entre el martes 15 y el viernes 18, con Miles Davis (su cuarta visita al Festival de Jazz de Madrid; seis millones de pesetas de coste total), Michel Camilo y Herbie Hancock, Helen Merill y Oscar Peterson, siendo el cantante brasileño Djavan y la banda eléctrica de Chick Corea los protagonistas de la jornada de clausura.

Este año no habrá sesiones en el Círculo de Bellas Artes, que en ediciones anteriores prolongaban el festival hasta bien entrada la madrugada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 1988