Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil impidió el homenaje al 'etarra' muerto

San Sebastián en un enfrentamiento con miembros de la policía. Efectivos antidisturbios de la Guardia Civil establecieron, a partir de las 16.30, rígidos controles en los accesos a Lasarte, impidiendo la entrada de todas aquellas personas que no acreditaran residir en este municipio. Con todo, varios cientos de personas, entre ellos algunos dirigentes de HB, burlaron los controles y se sumaron a las protestas por la muerte de Kastresana.

"Guardia Civil impidió ayer tarde en Lasarte (Guipúzcoa) el homenaje al etarra Mikel Kastresana, muerto el pasado viernes en

Una veintena de jóvenes que trataban de llegar a Lasarte fueron detenidos por los efectivos de la Guardia Civil en las cercanías de la localidad. Los jóvenes viajaban en dos autobuses, al parecer fletados para el homenaje, que fueron interceptados en los controles.Los guardias separaron a los jóvenes de las mujeres que viajban los autobuses, les obligaron a tumbarse en el suelo y, tras cachearlos, les ordenaron dar "a paso ligero" un par de vueltas por el lugar. A continuación, fueron introducidos en uno de los autobuses que partió custodiado por la Guardia Civil se supone que en dirección a dependencias policiales, supuesto que no pudo ser confirmado anoche en instancias gubernativas.

El ambiente que se respiraba en las calles de Lasarte, ocupadas por pelotones de la Guardia Civil y por grupos de manifestantes, presagiaba un desenlace violento que no llegó a producirse. Los contingentes de la Guardia Civil, dirigidos personalmente por el máximo responsable del Cuerpo en Guipúzcoa, el teniente coronel Antonio Rodríguez Galindo, actuaron con cierta flexibilidad ante las protestas y los representantes de las Gestoras pro Amnistía invitaron a sus simpatizantes a aplazar el homenaje previsto para las 18.30 horas, inmediatamente después del funeral. Ante la posibilidad de que el homenaje fuera impedido, los amigos y familiares de Kastresana homenajearon a la víctima una hora antes del funeral en Lasarte.

Poco antes del funeral, algunos grupos se enfrentaron en acciones aisladas a los antidisturbios, que tomaban en aquel momento posiciones en el pueblo, pero los incidentes finalizaron poco después. El funeral se inició con un pequeño retraso y con algunas discrepancias porque los gritos de apoyo a ETA de personas situadas en el atrio de la iglesia impedían seguir la ceremonia.

Mientras se desarrollaba la ceremonia religiosa, el público congregado en las inmediaciones de la iglesia coreó esporádicamente consignas favorables a ETA Militar y de recuerdo a Mikel Kastresana. Finalizado el funeral, un representante de las Gestoras pro-Aninistía se dirigió a los congregados desde el balcón del Ayuntamiento, en el que ondeaba una ikurriña con un crespón negro, indicándoles que la Guardia Civil les había concedido un plazo de cinco minutos para disolverse. El orador calificó de asesinato la muerte de Kastresana y animó a los presentes a homenajear con la lucha diaria al activista muerto. Tras entonar el Eusko Gudariak y vitorear una vez más a ETA, los congregados se disolvieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 1988

Más información

  • Detenidos 20 jóvenes cuando se dirigían a los actos de Lasarte