Un policia español declarará en la investigación sobre el IRA en Gibraltar

Un inspector de policía español va a declarar, con toda probabilidad, ante el tribunal de Gibraltar que investiga la muerte a tiros de tres miembros del IRA el pasado 6 de marzo a manos del Servicio Aéreo Especial (SAS) del Ejército británico, según confirmaron ayer a este periódico fuentes del Ministerio del Interior.

Las citadas fuentes señalaron que, de confirmarse una petición en este sentido del presidente del tribunal, Félix Pizzarello, el ministerio no tendría ningún inconveniente en autorizar la comparecencia de uno de los inspectores de la Brigada Exterior que realizó tareas de control y seguimiento del comando terrorista en la Costa del Sol. Un portavoz de Interior aseguró ayer que esa petición no consta aún de manera oficial en poder del departamento, aunque diversas fuentes consultadas en Gibraltar dan por seguro que ya ha sido cursada y que está en fase de estudio.La posibilidad de que un representante de la policía española prestara testimonio ante el tribunal había circulado en los últimos días con insistencia en Gibraltar, aunque se consideraba muy problemática por las repercusiones diplomáticas que podría tener justo cuando la jefe de Gobierno británica, Margaret Thatcher, comienza el jueves su visita oficial a España.

La presencia de un policía español en el estrado de los testigos serviría para despejar las dudas existentes sobre el funcionamiento de los servicios de información en la mañana del 6 de marzo el día que sucedieron los hechos. El jefe del comando operativo del SAS y un miembro del MI-5 británico testificaron ante el tribunal que la policía española no informó del desplazamiento de los terroristas desde Málaga a Gibraltar, y que esa falta de información motivó que la operación del SAS tuviera que ser en buena parte improvisada y que se cometieran errores, como creer que los terroristas iban fuertemente armados cuando en realidad no portaban armas.

Esta versión es contestada desde diversos sectores. El abogado que defiende los intereses de los familiares de los miembros del IRA, Patrick McGrory, está dirigiendo sus interrogatorios hacia la tesis de que no hubo improvisación en la actuación del SAS. Por su parte, las fuentes del Ministerio del Interior consultadas ayer por este periódico, sin entrar en detalles sobre si hubo o no información en la mañana del 6 de marzo, señalaron que "no es casual" que ya en aquel momento estuviera en Gibraltar el comando del SAS, ni el telegrama de felicitación por la actuación de la policía española enviado por Margaret Thatcher al presidente del Gobierno español.

Tercera semana

A la espera de que se confirme la presencia del policía español -que muy probablemente declarará también oculto tras una cortina e identificado con una letra-, la expectación ha descendido muchos grados en la sala en la que se realiza la vista. Ayer prestaron declaración dos policías de los servicios especiales gibraltareños, denominados PQ, que se encontraban en el lugar de los hechos y que se limitaron a confirmar detalles anteriormente expuestos por otros testigos.

La tercera semana de investigación se inició con el testimonio, por segundo día, del subjefe de la policía de Gibraltar, Charles Colombo, que aseguró que no se pudo evacuar la zona donde fue encontrado el automóvil supuestamente cargado de explosivos porque la mayor parte de los efectivos policiales se encontraban donde estaba localizado el comando terrorista.

Las medidas de seguridad, por otra parte, han sido discretamente reforzadas en Gibraltar ante la posibilidad de que el IRA aproveche la visita a España de Margaret Thatcher para realizar una acción en el Peñón.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción