El corazón de Papandreu trae de cabeza a los griegos

El divorcio y la inminente operación de aorta del primer ministro causan inquietud en Grecia

Los griegos comienzan a inquietarse por su estabilidad política, después de tres semanas de ausencia del país del primer ministro socialista, Andreas Papandreu, hospitalizado en Londres, desde el 25 de agosto, por un estrechamiento de la aorta. ¿Abandonará la política o, al contrario, librará una nueva batalla en las próximas elecciones generales, previstas para 1989? ¿Qué será de su partido, el Pasok, sin él y quiénes son sus eventuales sucesores? Por primera vez, los griegos discuten abiertamente acerca del pos-Papandreu.

Los griegos también se apasionan por la vida privada de Papandreu, quien anunció el pasado jueves su decisión de divorciarse de su esposa Margarita, de origen norteamericano, con la que ha estado casado durante 37 años y con la que tiene cuatro hijos. La víspera de esta decisión, la Prensa griega causó sensación al publicar una foto de Papandreu paseando por los jardines del hospital en que permanece en Londres, de la mano de su nueva compañía, Dimitra Liani, una ex azafata de aviación de 34 años.

El estrechamiento de la aorta diagnosticado a Andreas —como se le designa familiarmente tanto en medios de la izquierda como de la derecha— ha sido descubierto tarde, el 23 de agosto, y ha tenido complicaciones en los riñones y el hígado. Será operado en los próximos días cuando su imagen clínica sea la mejor. Durante su única aparición televisiva desde que fue hospitalizado, el viernes de la semana pasada, Papandreu, que cumplirá 70 años en febrero próximo, ha insistido en el hecho de que libra una batalla personal. Afable, con 20 kilos menos, ha agradecido al pueblo griego su apoyo en este "momento difícil".

La partida inesperada de Papandreu, líder carismático y protagonista indiscutido de la política griega en los últimos siete años, ha desorientado el trabajo del Gobierno, así como el del Pasok, que el actual primer ministro fundó en 1974, tras la caída de la dictadura militar, y que ha dirigido sin contrapeso.

'Teléfono rojo'

En Atenas, los dirigentes socia listas han rechazado nombrar a un sustituto y han asegurado que Papandreu dirige normalmente los asuntos de Gobierno y se comunica normalmente con sus principales asesores mediante un teléfono rojo y un telefax instalado en su habitación.

Su audiencia, sin embargo, ha provocado serios problemas en temas gubernamentales, como ha ocurrido en Salónica la semana pasada, en la inauguración de la Feria Internacional, donde tradicionalmente el jefe del Estado pronuncia un discurso económico de reapertura del año, tras las vacaciones, y traza las líneas principales de su política exterior e interior.

En esta ocasión, se han repartido los roles entre los dos viceprimeros ministros: Yanis Haralambopulos, ministro de Defensa, y Agamemnon Kutsgiorgas, de Justicia. Esta solución ha hecho reaparecer la rivalidad entre ambos posibles sucesores de Papandreu. El primero, de más edad, debe encabezar el Consejo de Ministros en ausencia del Presidente, según la Constitución. El segundo, un político muy activo que posee una imagen de orador popular, aparece como el hombre fuerte del Gobierno tras Papandreu.

Días después de la feria de Salónica, el partido conservador Nueva Democracia (ND), la principal formación de la oposición griega, expresó su "profunda inquietud" acerca de la "falta de coordinación gubernamental" que crea, a su juicio, "un vacío de poder". La ND afirma que "la inexistencia de Gobierno" en un período crucial para Grecia —presidencia de la CE, acercamiento greco-turco, negociación acerca de las bases norteamericanas— exigen "una gestión directa y responsable".

Ese mismo día Papandreu nombraba a Haralambopoulos jefe del Consejo de Ministros para Asuntos Exteriores y de Defensa, y a Koutsgiorgas responsable del Consejo para Asuntos Económicos e Interiores. El orden del día y las decisiones del Consejo seguirían tomadas por el primer ministro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de septiembre de 1988.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50