Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CCRTV, obligada a retirar un emisor con el que pretendía sortear las interferencias de TVE

Corporación Catalana de Radio y Televisión (CCRTV) retiró a última hora de la tarde de ayer un emisor que pretendía instalar en el Tibidabo para sortear las interferencias de RTVE sobre las emisiones de prueba del canal 33, segunda cadena de la televisión autonómica. La CCRTV pretendía emitir por la frecuencia 51 y evitar así la interferencia de RTVE sobre la frecuencia 47.

La decisión fue tomada después que la cadena SER, propietaria de las instalaciones donde iba a instalarse el emisor, amenazara con levantar una acta notarial y presentar una denuncia ante el juzgado de guardia por alteración de las relaciones contractuales sin previo aviso.Las instalaciones donde la corporación pretendía operar, en la montaña del Tibidabo de Barcelona, pertenecen a Radio Barcelona y están subarrendadas a la CCRTV sólo para la instalación de un emisor que facilita las emisiones de TV-3.

Directivos de la cadena SER impidieron la colocación del emisor puesto que el contrato de subarrendamiento que vincula a la CCRTV con la SER obliga a renegociar las relaciones contractuales en caso de variación de las prestaciones.

Con la instalación de este emisor en la montaña del Tibidabo, la CCRTV podría haber iniciado hoy sin interferencias la programación experimental del canal 33.

Según fuentes de Radio Barcelona, técnicos de TV-3 se presentaron ayer en las inmediaciones de sus instalaciones y comenzaron a preparar el montaje de un nuevo emisor sin pedir permiso a la cadena rediofónica. Las mismas fuentes calificaron de "medida fraudulenta, realizada sin autorización y que incumple el contrato suscrito" la decisión de la CCRTV y amenazaron con levantar un acta notarial y denunciar los hechos ante el juzgado de guardia. Tras diversas negociaciones, TV-3 decidió retirar el emisor.

Por otra parte, el director general de la CCRTV, Joan Granados, dirigió ayer una carta al director general de Telecomunicaciones, Javier Nadal Ariño, en la que le pide que tome las medidas oportunas para eliminar las interferencias detectadas en las emisiones de TV-3 en algunas zonas, por las pruebas de difusión que desde el día 9 de septiembre se realizan a través del canal 27 de UHF.

TV-3 ha detectado "graves perturbaciones" en la recepción de sus emisiones en la zona de Montcada (Barcelona) y en el barrio barcelonés del Guinardó desde que se iniciaron las pruebas de emisión por los canales 27, 34 y 47 de UHF (éste último interfiere las emisiones del Canal 33).

Las interferencias afectan a cerca de 60.000 personas. Esta zona recibe desde hace más de dos años las emisiones de TV-3 desde el centro emisor de Montcada, que emite por el canal 27. Este canal es utilizado por TV-3 en base a la concesión de las frecuencias de los terceros canales aprobados por el Consejo de Ministros del 12 de diciembre de 1984.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de septiembre de 1988