La oposición chilena prepara manifestaciones para los 25 días de campaña electoral

Después del éxito de las manifestaciones opositoras, el Comando del No y la Izquierda Unida (IU) preparan una serie de concentraciones y actos para los 25 días que faltan de campaña electoral, buscando explotar la ventaja que tienen sobre el régimen en este terreno. Las radios de oposición transmiten una publicidad inédita desde el golpe militar: la IU hace un llamamiento para una concentración en las barriadas del sur de Santiago, mañana, sábado, en conmemoración de la resistencia al golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

El izquierdista Comando Unitario de Pobladores (CUP) convocó a un enlutamiento nacional para la noche del sábado, salir a manifestarse en las calles al mediodía del domingo y a prender velas y tocar cacerolas en la noche del domingo, en conmemoración por la muerte de Salvador Allende. Ese día, en Viña del Mar, donde está sepultado el último presidente democrático de Chile, los partidos realizarán una romería a la tumba de Allende.El mismo domingo 11, el Comando del No realizará un simulacro del plebiscito del 5 de octubre, instalando 823 urnas en Santiago. Los organizadores esperan reunir más de 150.000 sufragios y harán un escrutinio formal.

Organizaciones de derechos humanos culminan hoy una marcha desde Valparaíso a Santiago, con un acto en las cercanías del centro de la capital. Cuando partieron caminando, hace una semana, la Policía los reprimió y detuvo a 120 personas. La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) hará otra concentración, el 25 de septiembre, y el 1 de octubre culminará la Marcha de la esperanza, después de atravesar las principales ciudades realizando actos, con una concentración en Santiago. Habrá otra manifestación más cuando regrese del exilio Hortensia Bussi, viuda de Allende, en una fecha todavía no determinada, entre el 18 de septiembre y el referéndum. La oposición enfrentará la profusa publicidad del candidato Pinochet y la campaña de los municipios con el respaldo popular. Los partidos de centro e izquierd moderada quiere crear un clima de fervor, para obliga al régimen a negociar después del triunfo en las urnas. El portavoz del Comando del No y presidente democristiano, Patricio Aylwin, sostuvo que los partidos aspiran a concretar su estrategia "en una alternativa de gobierno con programa, coalición y candidato". La IU, especialmente el partido comunista, quieren usar el clima previo al referéndum para derrotar a Pinochet con la movilización.

El referéndum de Pinochet -"un acto pedido por Dios", según dijo el papa Juan Pablo II al cardenal Juan Francisco Fresno en Roma-, en que el régimen tiene todo, excepto el apoyo de masas, para perpetuarse hasta 1997, ha transformado el ambiente político. Desde la designación del candidato, la oposición ha contado con un apoyo que superó sus cálculos previos, pese a que la Iglesia católica prefirió una posición neutral, pidiendo sólo votar en conciencia. El miércoles, los obispos Bernardino Piñera y Francisco José Cox, agregaron a un llamado previo de la Conferencia Episcopal, que el voto sea libre, informado, sin presiones y responsable.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS