Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las diferentes propuestas

1. Jordanización de Palestina:

Regreso a la situación prebélica anterior a 1967 y recuperación por Jordania de Cisjordania e incluso Gaza. Tiene una variante: un compromiso territorial entre Israel y Jordania.

La propuesta la ha defendido Jordania hasta principios de los años setenta, pero ahora carece de viabilidad tras la ruptura del rey Hussein con Cisjordania. Por otro lado, es inaceptable desde la perspectiva palestina y árabe.

2. Palestinización de Jordania:

Jordania es parte de la Palestina histórica y, de hecho, su población del país es mayoritariamente palestina. Los derechos nacionales de los palestinos serían sastisfechos rebautizando el país como Palestina y privando a la monarquía jordana de su poder.

Su defensor es la extrema derecha israelí. Aparte de la evidente oposición de Arnman y de los palestinos, esta opción no soluciona el problema de los territorios ocupados ni de la diáspora palestina.

3. Autonomía bajo Gobierno israelí:

Responde a los acuerdos de Camp David, firmados en 1978 entre Israel, Egipto y Estados Unidos.

Sus defensores son el Likud, Egipto e inicialmente Estados Unidos. Es completamente rechazada or la OLP. Es una trampa porque los acuerdos citados no definen qué se entiende por autonomía ni hasta qué grado se otorgará ésta. Deja pendiente el tema de la seguridad y la situación de los colonos isrealíes.

4. Opción jordana:

Propone la federación de Jordania y Cisjordania, que se libraría así de la ocupación israelí. Realmente, es una segunda variedad de la autonomía palestina, pero bajo dominio jordano en lugar de israelí.

Cuenta con el apoyo de los laboristas israelíes, la actual administración norteamericana (Plan Shultz) y los palestinos prohachemíes en Jordania y Cisjodania. Con vistas a la comunidad internacional, aparece como una opción más aceptable que el actual dominio israelí, pero es rechazada por la mayoría de los palestinos y fue descartada por la cumbre árabe de Rabat de 1974. La reciente decisión del rey Hussein la entierra definitivamente.

5. Estado palestino en Cisjordania y Gaza: Solución similar a la de la partición propuesta por las Naciones Unidas cuando se creó el Estado de Israel en 1948.

Tras años de oposición a ella, ha sido finalmente aceptada por la mayoría de los dirigentes palestinos. Si bien los más extremistas aún reclaman el total control del territorio. La defienden la OLP, los países árabes y de la esfera soviética, sectores progresistas europeos y norteamericanos, e incluso pequeños grupos israelíes (Basta de Ocupación, Mapam, Movimiento de los Derechos Civiles y comunistas). Cuenta con la radical oposición de Israel que aduce razones de seguridad, derechos históricos y amenazas a su existencia como Estado, basadas en que los palestinos no se conformarán con ese logro e intentarán un asalto final contra Israel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de agosto de 1988