Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo plan general permitirá a Pozuelo duplicar su población hasta alcanzar los 80.000 habitantes

Pozuelo vive su segunda edad de oro. Tras dos años largos de tira y afloja, el Ayuntamiento, con mayoría de AP, y la Comunidad parecen haber puesto fin a sus rencillas sobre el nuevo plan general. Este armisticio ha coincidido con una fiebre constructora que no se recuerda desde los años setenta. Según las previsiones, la población de Pozuelo pasará de 40.000 a 80.000 habitantes en poco tiempo, el que tarden en construirse más de 10.000 viviendas, que no vendrán solas. La Ciudad del Cine, dos parques empresariales y otras operaciones moverán miles de millones de pesetas en los próximos años.

Excesivas expectativas de crecimiento. Así justificaba la Comisión de Urbanismo de la Comunidad en 1985 su oposición al avance del Plan General de Pozuelo presentado por el Ayuntamiento, que incluía, entre otros proyectos, la construcción de 7.000 viviendas junto a la Casa de Campo. El alcalde local, el aliancista José Martín Crespo, y el consejero de Política Territorial, Eduardo Mangada, iniciaron entonces un pulso que hizo temer por el desarrollo urbanístico de la zona. Martín Crespo reconoce ahora que las asperezas se han limado, y afirma que el nuevo plan general -que sustituye a uno anterior de 1974- estará listo para finales de año.De acuerdo con las previsiones del plan, la población de Pozuelo se disparará hasta rozar los 80.000 habitantes en menos de 10 años. Entre 10.500 y 12.500 viviendas nuevas se repartirán fundamentalmente en siete zonas urbanizables. El 70% de las nuevas construcciones ocupará una zona de 500 hectáreas situada de espaldas a la Casa de Campo, de acuerdo con un polémico proyecto de urbanización de los lindes del principal pulmón de Madrid.

Nada mejor que darse una vuelta por la carretera de Húmera para comprobar el estado febril de las construcciones. Decenas de esqueletos de viviendas de tres y cuatro plantas han surgido en poco tiempo de la nada con la Casa de Campo como telón de fondo. La urbanización, tras superar contra viento y marea numerosos obstáculos, ha despegado fulgurantemente con la construcción simultánea de 2.000 viviendas.

Mientras, el precio del suelo en Pozuelo se ha disparado, y alcanza en algunos casos las 60.000 pesetas por metro cuadrado urbanizable de parcela. El Ayuntamiento recaudó en 1987 unos 500 millones de pesetas por licencias de obras, casi el doble que el año anterior.

La fiebre de la construcción ha salpicado varias zonas del municipio: la urbanización Vallehermoso, donde está prevista la construcción de 1.000 nuevas viviendas; Somosaguas Sur (800 viviendas); Montegancedo y dos polígonos en las zonas norte y oeste del municipio (unas 1.500 viviendas en total). Queda un último paquete de 150 viviendas de protección oficial que se ubicará junto al futuro parque empresarial, frente a los estudios de RTVE de Prado del Rey.

Aunque el alcalde de Pozuelo sostiene que la Comunidad ha acabado dando la razón a los planes iniciales del Ayuntamiento, fuentes de la Consejería de Política Territorial afirman que, tras dos años de conversaciones, se ha logrado una reducción del número de viviendas y que se han introducido elementos innovadores como la Ciudad del Cine y nuevos ejes de comunicación.

'Tragar' el tráfico

¿Podrá tragar Pozuelo el tráfico generado por 80.000 habitantes? Los sufridos vecinos de la localidad, que soportan a diario las interminables retenciones de la carretera de La Coruña, temen que las nuevas carreteras se queden cortas en poco tiempo.

El futuro plan general contempla la creación de un cinturón que enlace las carreteras de La Coruña y de Extremadura, la construcción de una nueva vía que rodee la urbanización Casa de Campo hasta enlazar con la carretera de Castilla y el desdoblamiento de la carretera de La Coruña a la altura del hipódromo de la Zarzuela.

Y la avalancha continúa. Pozuelo contará también con dos parques empresariales (uno frente a los estudios de RTVE y otro a lo largo del futuro cinturón), así como con un centro comercial y de servicios en las proximidades de la carretera de La Coruña, donde se baraja la posibilidad de construir una nueva estación de ferrocarril.

El campus universitario de Somosaguas se potenciará y la Universidad Politécnica ocupará una parte de la finca de Montegancedo. El plan general contempla también la ampliación del parque de la Casa de Campo en cerca de 1.000 hectáreas y la creación de otra importante zona verde en el arroyo de Meaques, donde está previsto ubicar la Cinecità madrileña.

Eldorado está en el Oeste

"Los socialistas parecen haber descubierto un filón de oro en el Oeste". Así se expresa jocosamente un vecino que fue de los primeros en descubir Eldorado en Pozuelo y que está pensando en emigrar "a lugares menos concurridos". Y es que la Consejería de Política Territorial se ha propuesto que a medio plazo sean los madrileños quienes se desplacen para trabajar hasta Pozuelo o Las Rozas.Según estimaciones de la Comunidad, la población en el oeste del área metropolitana, situada actualmente en torno a los 120.000 habitantes, puede duplicarse con la construcción de 30.000 nuevas viviendas, repartidas principalmente entre Pozuelo, Boadilla y Las Rozas. Decenas de empresas e industrias blandas se instalarán también junto a la carretera de La Coruña.

Así las cosas, la zona oeste de Madrid amenaza con convertirse en un mosaico de viviendas unifamillares y de potentes negocios, acordes con el poder adquisitivo de la zona, el más alto de toda la región. Los yuppies saltan de Pozuelo a Majadahonda, de Majadahonda a Las Rozas y de Las Rozas a Pozuelo con pasmosa facilidad.

Y además cada pueblo cuenta con su galería de ilustres y populares. En Pozuelo, por ejemplo, personajes como Carlos Robles Piquer o Eduardo Sotillos, tan ligados al mundillo televisivo, pueden tropezar casualmente en sus calles con políticos de extracción diversa y rostros del cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de julio de 1988

Más información