Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nacionalistas se manifiestan por separado en el Día de Galicia

Santiago de Compostela

La ofrenda al apóstol coincidió ayer en Santiago de Compostela con la celebración del Día Nacional de Galicia, según la denominación oficial, o Dia da Patria Galega, en versión de los partidos nacionalistas, que un año más conmemoraron la fecha por separado. La jornada transcurrió sin incidentes, pese a que un grupo de militantes independentistas quemó tres banderas españolas.

La manifestación más numerosa de las celebradas ayer fue la convocada por el Bloque Nacionalista Galego (BNG), que logró reunir a cerca de 10.000 personas bajo el lema Proxecto común Galicia de seu (Proyecto común Galicia por sí misma). Esta fuerza política, que tiene un diputado en el Parlamento autónomo, insistió en reivindicar la soberanía nacional de Galicia en contra del actual marco constitucional y estatutario.Las 1.500 personas que secundaron la convocatoria del grupo independentista Frente Popular Galego (FPG) -escindido del BNG- corearon consignas en favor de la libertad de los presuntos miembros de la organización. armada Exército Guerrilheiro do Pobo Galego Ceibe, encarcelados en la prisión de Alcalá-Meco (Madrid). En esta manifestación, a la que asistieron representantes de Herri Batasuna, se profirieron gritos contra la policía y a favor de la independencia nacional. Al final de la marcha, un grupo de participantes quemó tres banderas españolas.

El Partido Socialista Galego-Esquerda Galega, con tres diputados en el Parlamento gallego, reunió a 500 personas bajo el lema O nacionalismo sen fronteiras (El nacionalismo sin fronteras). A esta manifestación asistió el secretario general de Euskadiko Ezkerra, Kepa Aulestia.

Ofrenda al apóstol

El arzobispo de Santiago, Antonio Rotico Varela, manifestó ayer, durante la ofrenda nacional al apóstol, que los valores religiosos son un instrumento indispensable para conseguir la unidad de Europa y luchar contra el paro y el terrorismo. De este modo Rouco Varela contestó al discurso del delegado del Rey, el presidente de la Xunta, Fernando González Laxe, que en la ofrenda pidió "un nuevo escenario político y social" para erradicar la marginación y las desigualdades territoriales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de julio de 1988

Más información

  • González Laxe hizo la tradicional ofrenda al apóstol