Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elías Díaz propone una síntesis de socialdemocracia y cultura libertaria

MANUEL MUÑOZ El catedrático de Ética de la Universidad Autónoma de Madrid Elías Díaz propuso ayer en Valencia la construcción de una nueva cultura política de izquierdas a partir de lo que llamó el paradigma antiguo de la socialdemocracia, basado en las instituciones, y el paradigma nuevo, con raíces en la cultura libertarla, de los nuevos movimientos sociales. La de Díaz fue la última de las intervenciones dentro del seminario Políticos e intelectuales ante una nueva cultura política, organizado por la Universidad Internacional Menédez Pelayo, que este año celebra por vez primera actividades en la capital valenciana. El seminario ha estado dirigido por Manuel Reyes Mate, profesor titular de Filosofía de la Historia de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

"La cultura de izquierdas", dijo Elías Díaz, "debe intentar sintetizar dos tendencias: de una parte, la ilustrada, de la racionalidad moderna, basada en los valores de la libertad, la participación, las instituciones democráticas, el Estado democrático y social, con la carga de igualdad aportada por la socialdemocracia; de otra, la cultura libertaria tradicional del siglo pasado, vinculada a los llamados nuevos movimientos sociales, como el pacificismo, el ecologismo y el feminismo".

En la jornada de ayer, Díaz fue precedido del italiano Paolo Flores d'Arcais, subdirector de la revista Micro-Mega, que propugnó la recuperación para la cultura política de izquierdas del concepto de ciudadano, acuñado por la Revolución Francesa y que hasta hace unos años era desdeñado por la izquierda como símbolo de la evolución burguesa.

Flores d'Arcais sostuvo que el ideal de ciudadano en las sociedades democráticas es "un objetivo a realizar y no un residuo del pasado", al tiempo que subrayó que los regímenes políticos del este de Europa, con sus intentos de reforma, parecen caminar también en esta dirección.

Puso de relieve también el fenómeno en la Europa democrática de la existencia de "privilegios que no nacen de la sociedad civil sino de la configuración del mundo político como tal".

La profe sionaliz ación de la política ha generado, pues, una casta que actúa en función de intereses de clase propios, al margen de los que aparenta reflejar con origen en la sociedad civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 1988