Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA MAESTRANZA

Emocionante triunfo del diminuto Valderrama

Tiene Valderrama una estatura escasísima, que para el progreso en su profesión puede presentar el haz y el envés de la fortuna. Es el torero más chico que hemos visto jamás. Y no hemos visto pocos. Apenas la montera se advierte tras el burladero, y estoy seguro que ha de empinarse para advertir lo que pasa en el ruedo. Obviamente sus brazos guardan proporción con su estatura. Darle salida a los novillos significa un inconveniente que el sevillano ayer superó. Llegar al morrillo con la espada parece tarea de titanes, pero también llegó, y mató a sus enemigos de sendas estocadas. Un ilustre aficionado recordó ayer -cuando Valderrama entraba a matar- a Minuto.Toreó al sexto -bravo y nada tonto- con un temple y un mando soberanos. Ligaba los naturales y los derechazos, cargada la suerte, con la muleta por derecho, una y otra vez, y aquéllo estremecía al público. Parecía imposible que con esos bracitos dominara tan codiciosa embestida. A su primero, con casta y genio, lo toreó con enorme valor, pero los muletazos carecieron generalmente de remate.

Murube / Plaza, Punta, Valderrama

Novilllos de Murube muy bien presentados, encastados, con desigual fuerza. José María Plaza: ovación y saludos; palmas. Antonio Punta: silencio en ambos. Domingo Valderrama: petición y vuelta; dos orejas y paseado a hombros.Plaza de La Maestranza, 12 de junio.

El debutante madrileño José María Plaza pasó por La Maestranza sin pena ni gloria. Su toreo, cuando se centró algunas veces con los novillos, no llegó al público Antonio Punta, que causó el día de su debú una excelente impresión, no la confirmó ayer. Sus novillos tuvieron la embestida corta, pero aunque estuvo voluntarioso, tampoco acertó a darle las distancias. Le faltaron ideas, en contraste con la inspiración que advertimos en su presentación.

La novillada de Murube estuvo muy bien presentada. ¡Cuantas corridas de toros hemos visto con menos trapío por esa plazas! Tuvieron casta, y en ocasiones picante. Sólo fue noble, que no pastueño, el sexto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de junio de 1988