Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae la ministra de Justicia sueca por investigar por su cuenta el asesinato de Palme

La renuncia de la ministra sueca de Justicia, Anna Greta Leijon, por haber encargado una investigación paralela sobre el asesinato del ex primer ministro Olof Palme al margen de los canales regulares ha puesto fin a la crisis más grave que ha afectado en los últimos tiempos al partido gubernamental, el socialdemócrata.Interinamente le sustituye en la cartera de Justicia el actual ministro de Industria, Thage Peterson. Hasta pocas horas antes, el primer ministro, Invgar Carlsson, así como el grupo parlamentario del partido, habían rechazado la exigencia de los partidos burgueses de que la ministra dimitiese.

El anuncio de que el Partido de Izquierda Comunista (VPK) se sumaba a esa posición, aportando los votos necesarios para que la moción pudiera prosperar, precipitó la decisión de la ministra en las primeras horas de ayer.

El episodio, que se produce tres meses antes de las elecciones, significa un duro revés para la socialdemocracia y sirve en bandeja a los partidos burgueses un argumento para su campaña electoral, que ya está siendo usado con bastante eficacia. Se recuerda, además, que ésta es la tercera vez que un ministro de Justicia de Gobiernos socialdemócratas en los últimos años debe dimitir por razones de omisión o incompetencia en el desempeño del cargo. Los antecedentes inmediatos de la crisis que culminó ayer datan de una semana atrás, cuando informaciones periodísticas revelaron la existencia de una investigación paralela sobre el caso Palme. Ésta había sido encargada a un ex periodista y actual editor en la empresa Bonnier, Ebbe Carlsson, muy vinculado a la ministra y a los círculos de poder de la socialdemocracia, así como al ex jefe de policía Hans Holmer.

Por encargo de la ministra, Carlsson debía realizar en el exterior investigaciones relacionadas con el asesinato de Palme. Ebbe Carlsson, que parece tener una fuerte vocación de detective, había estado vinculado a anteriores escándalos de espionaje interno contra militantes de izquierda aún pertenecientes al Partido Socialdemócrata.

Estrechamente vinculado al comisario Holmer, Carlsson estaba convencido de la validez de la pista kurda que aquél defendió contra viento y marea, y por lo que se vio finalmente apartado de la investigación. En esta etapa del asunto, la ministra cometió un error que habría de serle fatal, que fue escribir una carta de recomendación destinada principalmente a las autoridades británicas, solicitando el apoyo a las investigaciones de su emisario. En cumplimiento de esas investigaciones, Carlsson entrevistó., entre otros, al ex presidente (de Irán, Abolhasan Banisadr, (quien ha afirmado que existen conexiones entre el Gobierno de Irán y el partido comunista kurdo, y que Palme había pensado nombrar una comisión para investigar la venta de armas a Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 1988