Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reacciones poco sólidas

La reacción contra el marxismo como principal herramienta de interpretación de la sociedad responde, para Tom Bottomore, a una posición poco sólida. "La reacción ha sido contra muchas cosas, y no sólo el marxismo. Ha sido una reacción contra el estructuralismo y el análisis estructural, que llegó a hacerse mecánico y determinista. El individuo evaluando una obra de arte o el individuo creándola no tenía ningún lugar en todo el proceso. Esto significa también una reacción contra el modernismo, está el posestructuralismo y el posmodernismo, y todo el conjunto de ideas que atacan es lo que atribuye un significado universal y objetivo de algo".

El significado

"Las cosas tienen un definido significado objetivo", prosigue el profesor de Sociología, "de una forma u otra, mientras el posestructuralismo y el posmodernismo me parece que representan una aproximación más o menos subjetiva. No se puede llegar a afirmar verdades universales, pero, sin embargo, puedes llegar a interpretar el significado por ti mismo".

El sociólogo Tom Bottomore reconoce claramente que él es muy hostil a todo

ste movimiento y que está francamente convencido de que no va a durar mucho tiempo más. "Sobre todo porque se frustra a sí mismo, es subjetivista y en cierta forma es desesperanzador. Niega las cosas que yo considero como las más importantes en el desarrollo general de la cultura actual y de las ciencias y artes, tomando el lugar de la razón. Estoy convencido de que es destructivo de todas las ideas teóricas en el mundo sociocultural".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988