ELECCIONES AUTONÓMICAS EN CATALUÑA

La Generalitat recortó en 1987 la subvención a los vexilólogos por no estar justificada

La Generalitat recortó el pasado mes de diciembre la subvención a la Asociación Catalana de Vexilología (ACV) -posteriormente desviada a la organización independentista Crida a la Solidaritat-, al comprobar que la documentación presentada no justificaba el pago de 2.100.000 pesetas, según declaró ayer Oriol Badia, conseller de Trabajo. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, aseguró que si se ha cometido alguna irregularidad se tomarán medidas.

ALBERT MONTAGUT, El pasado 14 de diciembre, el Departamento de Trabajo comunicó a la ACV que un estudio de la documentación aportada sobre las actividades de sus contratados no justificaba el pago de una subvención de 2.100.000 pesetas. Trabajo les comunicó que el segundo pago de la subvención -el primero, de 1.050.000 pesetas, se efectuó el 6 de mayo de 1987- sería de 439.730 pesetas.Sin embargo, la ACV entregó una nueva documentación a la Generalitat para obtener el pago completo de la segunda entrega de la subvención. La ACV acordó el 8 de enero prorrogar dos de los tres contratos laborales que daban derecho a la ayuda. Esa solución pareció correcta al Departamento de Trabajo, que el pasado 5 de abril envió a la cuenta corriente de la presidenta de la asociación, Ana María Galán Pla, el dinero restante de la subvención. Seis días después, 750.000 pesetas fueron ingresadas en dos cuentas de la Crida.

El conseller de Trabajo explicó que los dos empleados de la ACV a los que les ha sido prorrogado el contrato deberán trabajar este año sin percibir ninguna nueva subvención oficial.

Hasta el momento, la ACV ha recibido de Trabajo 4.200.000 pesetas, que corresponden a los 2. 100.000 de 1987 ya otra cantidad igual concedida en 1986, desconocida hasta ahora. A ello hay que añadir las 100.000 pesetas otorgadas por el Departamento de Cultura para sufragar un viaje a San Francisco.

El Departamento de Trabajo, ante las denuncias del desvío a la Crida de la subvención, ha abierto una investigación. Ana María Galán Pla, presidenta de la ACV, ha sido llamada a declarar para que justifique el trabajo de los jóvenes contratados, que la pasada semana no pudieron ser localizados por este diario en la sede de la asociación, su supuesto lugar de trabajo.

Pujol niega

En la conferencia de prensa en la que informó ayer de los acuerdos de la última reunión de su Gobierno, Jordi Pujol dijo que "la Generalitat no ha subvencionado a la Crida, que quede claro". "La Generalitat", añadió, "da subvenciones para aquellas entidades que crean puestos de trabajo entre la juventud y no pide los antecedentes y las ideas políticas de quienes piden estas subvenciones".

Sobre el caso de los estudiosos de las banderas, Pujol explicó que "inicialmente la petición de la subvención está en regla, a juzgar por la documentación aportada a la Generalitat por la asociación". "Si se demuestra que estos señores dan dinero a otros a través de otros conductos, es algo que nosotros no podemos saber. Actuaremos como corresponda, pero es evidente que damos las subvenciones para aquello que corresponde", señaló Pujol. "Esto es lo que hay y ahora se verá qué pasa porque no se puede dar dinero si se demuestra que han hecho un mal uso de él".

El candidato de CiU a la reelección dijo que la utilización por sus rivales de este caso demuestra "la pobreza de los programas que pretenden ser alternativos al de Convergència".

Por su parte, los dos sindicatos mayoritarios en Cataluña, CC OO y UGT, intervinieron en la polémica. Comisiones Obreras pidió una reunión urgente del Consell de Treball (organismo consultivo integrado por la Administración autonómica, la patronal y los sindicatos) para tratar la política de subvenciones. UGT, en su reunión de la ejecutiva que se celebrará hoy, adoptará resoluciones similares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de mayo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50