Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los eurodiputados piden que la CE tenga un Gobierno único para 1989

El Parlamento Europeo ha aprobado una resolución, que será hecha pública el próximo día 16, en la que se pide la convocatoria de los Estados generales de Europa y la implantación de un tratado de unión "con el objetivo de llegar antes de 1989 a un efectivo Gobierno europeo", según declaró ayer la eurodiputada radical italiana Emina Bonino, que se encuentra en Madrid con ocasión de la celebración del segundo consejo federal del Partido Radical Transnacional.Según declaró Bonino, la resolución constituye un intento de poner en marcha la dinámica para lograr en el terreno político lo que ya ha obtenido en el económico la implantación del Acta Única".

La representante radical manifestó su "sorpresa" por el hecho de que la resolución, aprobada por mayoría absoluta, contó con el apoyo unánime de los representantes de todos los grupos políticos españoles presentes en el Parlamento Europeo, excepto el PSOE, donde sólo cinco de sus miembros votaron a favor de la propuesta. Bonino destacó a Enrique Barón como el responsable del "vacío de los socialistas españoles" y apuntó a que éste podría estar motivado por "razones ajenas a la esencia de la propuesta".

Bonino dijo también que el ministro de Asuntos Exteriores italiano, Giulio Andreotti, tiene previsto reunir en Roma, el próximo día 10, a los embajadores de los 12 países de la CE para anunciarles su intención de incluir la resolución -que ya ha sido aprobada por el Parlamento italiano- en el orden del día de la cumbre europea que se celebrará en Hannover en junio.

Bonino añadió que la reunión del consejo federal que su grupo inauguró en Madrid -el segundo desde que en el congreso radical de enero se aprobó la transformación del Partido Radical Italiano en Partido Transnacional-, tiene como fin hacer un balance de las campañas políticas que tienen en proyecto y analizar las dificultades que la perspectiva transnacional plantea a nivel legal en los distintos países europeos. Estos obstáculos podrían conducir a una campaña de desobediencia civil para lograr la legalización del partido en Turquía, Grecia y España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 1988