El asesinato del 'número dos' de Ia OLP provoca sangrientos incidentes en Cisjordania y Gaza

El asesinato de Jalil el Wazir, más conocido como Abu Yihad, número dos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), perpetrado en la madrugada de ayer por un comando de siete personas en Túnez, provocó sangrientos incidentes al conocerse la noticia en los territorios de Cisjordanla y Gaza, ocupados por Israel desde 1967. El sábado negro para Oriente Próximo se saldó con 14 manifestantes palestinos muertos por las tropas israelíes, en la jornada más sangrienta desde que comenzara, hace más de cuatro meses, la revuelta contra la ocupación. La OLP y la Liga Árabe acusaron a agentes israelíes del atentado contra Abu Yihad, en el que murieron dos de sus guardaespaldas y su eb6fer. Las autoridades de Israel, por su parte, se han negado a comentar las acusaciones.

Abu Yihad, de 53 años, que había dirigido durante dos décadas las principales operaciones militares de la OLP, alcanzó a disparar tres veces contra los miembros del comando, entre ellos una mujer, que asaltó la casa del dirigente palestino, situada a varios kilómetros de la ciudad de Túnez. Sin embargo, no logró evitar la acción de sus integrantes, un grupo experto, que dejó incrustados 56 proyectiles en el cuerpo del alto dirigente palestino. El asesinato supone un duro golpe para la OLP y la pérdida de uno de sus mejores amigos personales para el líder de dicha organización, Yasir Arafat. Los autores del atentado huyeron en tres vehículos, que habían alquilado bajo falsas identidades, según los primeros resultados de la investigación iniciada en Túnez.Desde hacía seis meses, Abu Yihad vivía en la casa tunecina en la que fue acribillado, en la que funcionaba, asimismo, la oficina de la OLP. Estaba en permanente movimiento; acababa de regresar de Moscú, y ayer mismo u hoy debía haber viajado a Argel. La sede de la Embajada de la OLP en la capital argelina se convirtió ayer en un lugar de culto al difunto dirigente; su foto presidía las manifestaciones de duelo por su desaparición.

Un responsable de la OLP en Bagdad señaló ayer que "la respuesta palestina al asesinato por Israel de Abu Yihad será rápida y dura". "Esperemos los próximos días", agregó.

La reacción internacional al atentado fue de profunda consternación y repulsa. "Se trata de un hecho execrable que merece ser condenado sin paliativos", dijo el portavoz del Ministerio dé Asuntos Exteriores español. La mayor parte de los comunicados oficiales señalaron que este atentado puede representar un duro golpe para hallar una solución pacífica a la crisis de Oriente Próximo.

Los enfrentamientos de ayer fueron particularmente violentos en Gaza, donde la emoción fue más intensa, ya que el líder asesinado vivió allí durante varios años.

Página 2 y 3 Editorial en la página 12

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de abril de 1988.