Santa Bárbara, tapadera de otra empresa en la venta de armas a Irán

La Empresa Nacional Santa Bárbara no sólo realizó sus propias exportaciones hacia Irán, sino que sirvió de tapadera a otra empresa belga acusada de contrabando, según publica la revista El Globo en su número de esta semana. Esta segunda empresa es una de las más importantes de Europa en fabricación de explosivos, la Poudreries Reunics de Belgique (PRB), que opera en la actualidad con el nombre de Gechem.La historia comienza a finales de 1985 en Ginebra (Suiza) cuando se reúnen José Manuel Marina, del departamento comercial de Santa Bárbara, Philippe Jous, alto directivo de PRB, y Karl Eric Schimtz, que está considerado como el mayor traficante de armas europeo al servicio de Jomeini. En aquella reunión se acuerda que la empresa española sustituya en el papel de tapadera a la griega Elviemek que, desde 1987, es propiedad del grupo que dirige el fabricante de armamento chileno Carlos Cardoen, establecido también en la población de Pontejos (Santander) bajo la razón social de Imecsa.

El plan diseñado por Schimtz, perseguido en Suecia a raiz del escándalo Bofors, consistía en que Santa Bárbara cursara una serie de pedidos a PRB aportando las licencias de importación avaladas por los ministerios de Comercio, Industria, Defensa y Exteriores. De esta, forma, la empresa belga sacaba la pólvora del país, pasaba por el puerto de Santander simplemente en tránsito o para cargar más armamento y la descargaba en Bandar Abbas, en el golfo Pérsico. Santa Bárbara no presentó ninguna reclamación, pese a no recibir los envíos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción