Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia italiana interroga en Barcelona a Royuela sobre sus contactos con las 'tramas negras'

El ultraderechista Alberto Royuela negó ayer ante un juez italiano estar relacionado con el atentado de la estación de Bolonia, perpetrado en 1980. Royuela, que fue interrogado sobre sus conexiones con las tmmas negras, admitió haber acogido en su domicilio de Barcelona al fascista italiano Stefano delle Chiale en varias ocasiones desde 1973, y concretamente el día en que se produjo el atentado de Bolonia.

El juez de Bolonia Felice Cason acudió a Barcelona, junto con un fiscal, para tomar declaración a Alberto Royuela en relación con una investigación seguida en Italia sobre las actividades terroristas de la ultraderecha y de sus conexiones con otros ultras de países europeos. Royuela afirmó en su declaración ante el juez que el 2 de agosto de 1980, cuando se produjo el atentado a la estación de Bolonia en el que murieron 85 personas, se encontraba en su domicilio de Barcelona su amigo Stefano delle Chiaie, acusado de la matanza y vinculado también a los sucesos de Montejurra de 1976.Royuela admitió tener relaciones de amistad con italianos ultraderechistas a los que en alguna ocasión, como en el caso de Delle Chiaie, gestionó la tramitación de asilo político. Royuela manifestó a los medios de información, al terminar la declaración ante el juez, que mantiene relaciones con unos 90 italianos de su misma ideología, algunos de los cuales se encuentran en España, de acuerdo con sus afirmaciones.

El ultraderechista y profesional de las subastas de Magistratura negó al juez italiano ser uno de los líderes del movimiento fascista europeo. El magistrado insistió en formularle preguntas sobre cuál era su conocimiento de las actividades de la ultraderecha. Royuela se ha ofrecido voluntariamente a viajar a Italia para someterse a un careo con dos ultras que le involucran en un atentado terrorista, según Efe.

En opinión de Royuela, la investigación de la justicia italiana sobre actividades de ultraderechistas obedece "a una campaña meditada de caza de fascistas". Royuela estuvo asistido en su declaración por los abogados Ignacio Rubio y Carlos Obregón. Este último, líder del Partido Andaluz de Cataluña (PAC), estuvo recientemente desaparecido durante nueve días tras sufrir un presunto secuestro.

En la comisión rogatoria instada por el tribunal italiano también prestaron declaración otras dos personas de ideología ultraderechista: Luis Antonio García Rodríguez, alias el Mataestudiantes, y el sacerdote Antonio Alba.

Un juez a la salida

El magistrado de Barcelona Joaquín García Lavernia, procesado por un presunto delito de cohecho junto con el también juez Carlos Lorenzo Penalva de Vega, aguardó en la puerta de los juzgados la salida de Royuela, con quien tiene amistad. Al ver a los informadores gráficos, el magistrado se alejó de la Audiencia y se encaminó hacia una esquina cercana.Royuela vio al juez y se dirigió hacia él, pero también cambió de dirección ante la presencia de varios fotógrafos. Finalmente, el magistrado optó por caminar por una calle, mientras Royuela lo hacía en sentido contrario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 1988

Más información

  • El 'ultra' asegura que Delle Chiaie estuvo en su casa