Un informe sueco cita a dos empresas españolas por venta de armas a Irán

I. C., Dos empresas españolas, Unión Explosivos Río Tinto (ERT) y la Empresa Nacional Santa Bárbara, aparecen mezcladas en el tráfico de armas hacia Irán, según un exhaustivo informe de las aduanas de Suecia presentado a la Prensa en la sede bruselense del Parlamento Europeo por el grupo pacifista sueco Swiedish Peace and Arbitration Society (SPAS).

A lo largo de sus 7.000 páginas, redactadas en sueco y aún no traducidas a ningún otro idioma, las aduanas suecas aportan datos sobre las ventas de armas de industrias de 17 países europeos, del Este y del Oeste, que colaboraron con la firma sueca Bofors, que encabezó desde principios de los ochenta un cártel de los productores armamentísticos europeos en relación con Teherán.

Aunque señala de entrada que ninguna de las dos empresas españolas pertenecían al cártel", el informe revela que el hombre de negocios sueco Karl Erik Schmitz, actualmente procesado en su país y propietario de un consulting (Scandinavian Commodities) que trabajó por cuenta de Bofors, "fomentó contactos entre las empresa belga Poudreries Royales de Belgique (PRB) y Santa Bárbare.

"PRB suministró pólvora a Santa Bárbara, que a su vez la envió a Grecia y Yugoslavia, donde Schmitz se hizo cargo de ella antes de entregarla finalmente a Irán", agrega el informe.

"Schmitz", prosigue el texto, "también preguntó ( ... ) a ERT si estaban en condiciones de vender pólvora, explosivos y otros productos a la compañía griega Elviemek". "A continuación, ERT proporcionó, parte de lo solicitado y otros productos, como detonadores, según figura en' la lista de Schmitz de suministros a Irán bajo el apartado S-162". La compañía Elviemek actuaba de intermediaria con las autoridades iraníes.

Entre Bofors y ERT no sólo hubo colaboración. El ex director de la empresa sueca Mats Lundherg escribió en febrero de 1984 a propósito de ERT, y tras celebrar una reunión para repartirse las ventas del cártel en función de los pedidos iraníes, que . era un competidor al que había que observar de cerca".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de marzo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50