Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sargento de la Guardia Civil de Orense, muerto de un tiro en la nuca durante un atraco

El sargento de la Guardia Civil José Rodríguez Álvarez, de 44 años, casado y padre de dos hijos, resultó muerto de un tiro en la nuca cuando en la madrugada del viernes intentaba reducir a los atracadores de un bar en la localidad orensana de Xinzo de Limia.Poco después de media noche tres individuos enmascarados, aparentemente jóvenes, asaltaron pistola en mano a los dueños del bar Seyna, donde consiguieron un botín de alrededor de 30.000 pesetas en metálico y una pequeña cadena musical.

Una vecina que observó la acción de los atracadores dio aviso a la Guardia Civil y el sargento José Rodríguez, que vivía a pocos metros del lugar, salió de su casa vestido de paisano y se enfrentó en el bar a dos de los delincuentes, con los que intercambió varios disparos.

En esa acción el sargento no advirtió la presencia de un tercer enmascarado que entró por una puerta lateral del establecimiento, se acercó al guardia y disparó a bocajarro sobre su cabeza.

Los tres individuos huyeron rápidamente del lugar y el resto de la dotación de la Guardia Civil de Xinzo sólo pudo llegar a tiempo de trasladar a su compañero a la residencia sanitaria de Orense.

Minutos después del tiroteo que costó la vida a José Rodríguez, la Guardia Civil estableció numerosos controles de carretera en los que fueron detenidas varias personas, aunque por el momento ninguna de ellas parece estar relacionada con los hechos.

Según fuentes del Gobierno Civil de Orense, pese a que los atracadores iban con la cara tapada, no tienen ninguna relación con la llamada banda de los encapuchados, que ha perpetrado en los últimos meses numerosos atracos en viviendas de la zona rural, aisladas y habitadas por ancianos, a los que apalean y torturan después de robarles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 1988