El museo del 2000

La obra que se inauguró ayer es únicamente la primera parte del gran conjunto mueístico del Louvre, en el que se incluye la restauración, y remodelación de todo el palacio, y que no terminará hasta el año 1998. El coste de la fase actual se calcula en 2.000 millones de francos (40.000 millones de pesetas). La decisión de construir la pirámide, tomada en 1984, desencadenó una auténtica guerra política, en la que una parte de la derecha intentó presentar el proyecto como una profanación del patrimonio histórico de París y desgastar la imagen del presidente de la República.Sin embargo, el primer ministro y alcalde de París, Jacques Chirac, y el ministro de Cultura, François Léotard, captaron en seguida la envergadura de la fuerza popular del proyecto, por lo que no tardaron en añadirse al coro de sus admiradores.

Inaugurada ayer, en el fragor de la campaña para la elección presidencial, la pirámide del Louvre simboliza la voluntad de Mitterrand de dejar un profundo surco en la historia de Francia. Pero para los franceses aparece también como el símbolo más inmediato de su intención de presentarse de nuevo a la elección presidencial. Hace escasos meses aseguraba que le gustaría seguir siete años más en la presidencia sólo para garantizar que las obras del.Gran Louvre llegaban a término. El presidente, llamado Tonton por los franceses (tonton es el apelativo familiar para el tío), suscitaba así la invención léxica de Tontonkamon por parte del semanario Le Canard Enchaïné, retomada ayer por el diario Libération para su gran titular de primera página, en la consagración definitiva de la popularidad de este faraón republicano y de su pirámide.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 04 de marzo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50