Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene en Barcelona a tres presuntos miembros de las Brigadas Rojas

La policía detuvo ayer en Barcelona a tres presuntos miembros de la organización terrorista italiana Brigadas Rojas. Los detenidos están reclamados internacionalmente por su pertenencia a bandas armadas y por varios atracos. Las autoridades españolas, que les tenían bajo vigilancia desde hacía algún tiempo, sólo les acusan de utilización de documentos falsos. El caso pasó ayer mismo a la Audiencia Nacional, que inició los trámites para la extradición de los detenidos a Italia.Estos tres arrestos provocaron una operación policial en varias ciudades italianas durante la última madrugada. Hoy se sabrá si la documentación intervenida en Barcelona sirvió para detener a otros miembros de la organización en Italia.

Los detenidos en Barcelona son Gabriela Beconi, de 29 años; Marinella Ambretti, de 34, y Stefano de Monti, de 29. Los detenidos tenían alquilados dos pisos, uno en la calle de Padua y otro en la de la Concordia, en los barrios de Gràcia y Poblesec, respectivamente.

Las detenciones se efectuaron a mediodía, cuando los tres italianos salían de su domicilio dispuestos a almorzar en un restaurante cercano. Los inspectores de la Brigada de Información que participaron en el arresto no tuvieron que emplear sus armas, porque los sospechosos no opusieron resistencia.

Un portavoz policial declaró ayer que los presuntos terroristas "durante su estancia en España no han cometido ningún delito", aunque la misma fuente no supo especificar desde cuando se hallaban en territorio español.

Órdenes de Interpol

Según la policía española, Gabriela Beconi, Marinella Ambretti y Stefano de Monti pertenecen a los grupos armados de las Brigadas Rojas, cuyos componentes se dedican sistemáticamente a proveer fondos a la organización mediante atracos, extorsiones y secuestros. En el caso de los detenidos, las autoridades italianas les acusan de varios atracos y la Interpol había cursado órdenes de búsqueda y captura contra ellos hace más de un año.La estancia de estos tres supuestos brigadistas en Barcelona confirma que esta ciudad continúa siendo uno de los refugios preferidos de terroristas internacionales. El área metropolitana barcelonesa y sus fáciles conexiones con Italia y Francia parecen ser las razones por las que estos brigadistas se hallaban en Cataluña.

La operación que permitió las detenciones estuvo rodeada de un gran hermetismo policial. Interíor había ordenado que la operación estuviera rodeada del más absoluto secreto, para evitar que la publicidad de estas detenciones abortara las operaciones previstas en Italia.

En abril de 1987 fueron detenidas en Barcelona nueve personas -siete de ellas italianas- acusadas de pertenecer a las Brigadas Rojas. Sin embargo, fueron puestas en libertad poco después, aunque dos de ellas fueron expulsadas de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de febrero de 1988