La mayor exposición de Degas, abierta en París

300 obras del artista francés, en el Grand Palais

Vincent Van Gogh y Edgard Degas, los dos pintores que han alcanzado las mayores cotizaciones en la historia del mercado del arte, son los protagonistas de la cultura parisiense este mes de febrero con sendas antológicas llamadas a convocar a miles de personas, como sucede ya actualmente con la gran exposición antológica de Zurbarán, abierta en el Grand Palais desde el 14 de enero. La antológica de la obra de Degas, que reúne casi tres centenares de pinturas, dibujos, grabados y esculturas, es la mayor exposición monográfica jamás realizada sobre este pintor.

Instalada en el Grand Palais, en vecindad con Zurbarán, la muestra abre sus puertas mañana, 13 de febrero, y permanecerá abierta hasta el 16 de mayo.A pesar del indudable atractivo de las otras muestras que compiten en la atracción del público, la de Degas es, sin duda, la más monumental y espectacular, con sus archifamosos temas ecuestres, sus bailarinas y tramoyas de ballet y de ópera, las planchadoras, los interiores burgueses, los desnudos o los retratos.

La amplitud del esfuerzo por recoger obras del artista nacido en París dispersas por el mundo permite descubrir, por ejemplo, un desconocido Degas paisajista o las inquietantes oscilaciones de la senilidad, cuando su pintura adquiere tonos casi dramáticos. Degas evoluciona desde el simbolismo hasta un impresionismo en la acelerada deriva hacia el expresionismo.

El Van Gogh que ofrece el nuevo, discutido y deslumbrante Museo de Orsay se limita a los dos años parisienses del pintor (marzo de 1886 a enero de 1888), cuando, gracias a su hermano Theo, instalado en la capital francesa, pudo crecer con los pintores que trabajaban en París en aquel entonces. Las pinturas de estos dos años nos revelan un artista que cambia constantemente y se muestra influenciable por sus amigos y dispuesto a todos los mimetismos.

Algunas telas que acompañan a las de Van Gogh, entre las que se hallan el propio Degas, Claude Monet, Camile Pissarro, Pierre-Auguste Renoir, Georges Seurat y Paul Signac, parecen perfectamente intercambiables con las que realizaba el genial pintor holandés en sus años de aprendizaje parisiense.

Van Gogh en París, que permanecerá abierta hasta el 15 de mayo, es la muestra sobre el nacimiento del artista, poco antes de su viaje hacia el sur, en busca de un sol y de un color que traduce con su singular y genial dramatismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de febrero de 1988.