El virus es el programa

El virus se ha extendido como un reguero de pólvora en Israel. En seis semanas casos idénticos se han multiplicado por todo el país. Sus víctimas: centenares de ordenadores que se han averiado de forma inexplicable. En el Instituto Weizmann Rehovot, los aparatos han comenzado a negarse a ejecutar las órdenes. Un equipo de jóvenes apasionados por la informática descubrió al culpable. "Han localizado un programa destructor", dice el profesor Michel Bercovier, "elaborado deliberadamente para bloquear el funcionamiento de los ordenadores y destruir las informaciones de su memoria".Se trata de un programa muy perfeccionado cuyo autor se mantiene en un total anonimato. Su virus puede detectar un programa nuevo e infiltrarse en él provocando una sobrecarga de la memoria y bloquearlo totalmente; su propagación se realiza directamente de programa contaminado a ordenador y a la inversa así, como de ordenador a ordenador cuando se interconectan.

Según los jóvenes que lo han detectado, el programa tiene un mecanismo por el cual los martes y los días trece de cada mes el ordenador se sobrecarga, y sospechan que el primer martes y trece el programa procederá a borrar los datos de la memoria de los ordenadores en los que haya penetrado. Ya funcionan programas para anularlo. El profesor Bercovier estima que en el fondo es un asunto moral, ya que la piratería de programas había llegado a un nivel desorbitado.

31 de enero

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción