El propietario de un bar muere apuñalado por un hombre al que expulsó del local

José Koke, de 59 años, propietario de un bar de Vicálvaro, falleció la madrugada del domingo tras ser apuñalado por un cliente que fue expulsado del establecimiento por fumarse un canuto. Funcionarios de policía de la comisaría de San Blas detuvieron poco después a José Gómez Olmedo, de 37 años, acusado de ser el autor del crimen.El incidente se inició cuando estaban a punto de cerrar el pub Koker, situado en el número 57 de la carretera de Vicálvaro. Al parecer, alrededor de las dos de la madrugada, dos hombres, con apariencia de estar totalmente borrachos, entraron en el establecimiento con la intención de tomar una copa. El propietario del pub se negó a servirles. Uno de ellos encendió entonces un canuto (cigarrillo de hachís) y el dueño del local le expulsó del establecimiento. En la puerta del bar, el agresor le asestó varias puñaladas y después escapó en un Seat 124.

El herido fue traslado por su hijo al hospital Gregorio Marañón, donde falleció poco después de ser ingresado. La policía encontró posteriormente el automóvil utilizado por el agresor en una calle próxima al lugar donde se produjo el suceso.

El propietario del coche fue arrestado en su domicilio. El detenido tiene ocho antecedentes por robo con fuerza y atraco, según informó la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de enero de 1988.