Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países del Golfo piden al Consejo de Seguridad de la ONU que fuerce a Irán a aceptar el plan de paz

Los dirigentes de los seis países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) hicieron ayer en Riad, capital de Arabia Saudí, un llamamiento al Consejo de Seguridad de la ONU para que "asuma su responsabilidad y adopte las medidas necesarias para aplicar lo más rápidamente posible su resolución 598% destinada a terminar la guerra entre Irán e Irak.En un comunicado tras su octava cumbre, el CCG se pronunció implícitamente por la imposición de sanciones al régimen de Teberán, aunque evitó condenarlo en términos severos, y declaró que constataba con desagrado "la tentativa de Irán de aplazar el cumplimiento de esa resolución". El CCG subrayó que Irak acepta "sin reservas" el plan de alto el fuego.

Reunidos desde el pasado sábado en Riad, dirigentes de seis países productores de petróleo del golfo Pérsico -Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Kuwait, Bahrain, Qatar y Omán- expresaron su "esperanza de que Irán adopte una postura que responda a la voluntad de la comunidad internacional y al llamamiento de la nación islámica".El CCG expresó asimismo su deseo de que Teherán ponga fin "a la guerra irano-iraquí y aproveche sus potencialidades para hacer frente a los enemigos de los países musulmanes". Además, manifestó "viva preocupación" tras "las tentativas de extensión de la guerra", en una clara alusión a las amenazas de Irán contra los países árabes del Golfo. Estados Unido; manifestó ayer su respaldo a estas decisiones.La resolución 598 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, adoptada el pasado 20 de julio, exige un alto el fuego inmediato a Irán e Irak y la retirada de las tropas de ambos países a fronteras internacienalmente reconocidas, como primera etapa para la solución del conflicto. El llamamiento al Consejo de Seguridad de la ONU para el urgente cumplimiento de dicho plan se hace extensivo "a la comunidad internacional".El Gobierno iraní insiste en que debe haber una simultaneidad entre el alto el fuego y la creación de una comisión investigadora cuyo papel debe ser, según Teherán, definir a Irak como país agresor en el conflicto, iniciado en septiembre de 1980.Bagdad, por su parte, quiere que la resolución sea aplicada en su totalidad respetando el orden cronológico de sus diferentes cláusulas, que no contenplan como cuestión prioritaria la designación del agresor.

La octava cumbre del CCG aprobó también una estrategia para hacer frente a las amenazas de subversión interna y las posibles secuelas de la guerra. Además, expresó su respaldo a los palestinos de los territorios de Cisjordania y Gaza, ocupados por Israel, y prometió brindar apoyo material a la resistencia palestina.Declaración saudí

El ministro de Asuntos Exteriores saudí, Saud al Faisal, declaró ayer en conferencia de prensa tras la reunión de Riad que el CCG enviará emisarios para entrevistarse con los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EE UU, URS S, China, Francia y Reino Unido) y explicarles las resoluciones adoptadas en la cumbre. El Consejo de Seguridad de la ONU se prepara para discutir un embargo de armas contra Teherán. "La pelota está ahora en el campo de Irán", agregó Saud al Faisal.

En coincidencia con la finafización de la cumbre del CCG llegó ayer a Teherán, por segunda vez en una semana, el ministro de Asuntos Exteriores de Siria, Faruk al Shara, con un mensaje del presidente sirio, Hafez el Asad, para su homólogo iraní, Alí Jamenei. Los observadores señalan que Asad comunicó a los líderes de los países moderados del Golfo, a través de su ministro de Exteriores, que estaba dispuesto a iniciar una mediación con Irán. Siria ha permanecido como el mejor amigo en el mundo árabe de Teherán en los más de siete años de guerra con Irak.

Fuentes de Damasco y de Bagdad coincidieron en señalar que Siria e Irak preparan la reapertura del puesto fronterizo de Tanf, cerrado desde hace tiempo, en un intento de mejorar sus relaciones.

Por otra parte, siete personas murieron y varias resultaron heridas al estrellarse ayer un avión de entrenamiento sobre un barrio residencial de Teherán situado cerca del aeropuerto, al oeste de la capital iraní, informó Irna.

La aviación iraquí atacó ayer por la noche a un petrolero cerca de las costas iraníes, según informó Radio Bagdad sin precisar más detalles.

En Yugoslavia, las autoridades decidieron devolver a Dubai (Emiratos Árabes Unidos) a ocho ciudadanos iraníes que llegaron el pasado fin de semana a Belgrado con visados falsos y que amenazaron con suicidarse si se les devolvía a los EAU. El grupo dijo que intentaría trasladarse a Japón.

Fuentes del aeropuerto de Londres informaron ayer que se han reanudado los vuelos de Iran Air entre Teherán y la capital británica, interrumpidos el pasado día 13 tras un incidente provocado por la utilización de perros por los aduaneros británicos para inspeccionar un avión de dicha. compañía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 1987

Más información

  • El ministro de Exteriores sirio viaja a Teherán tras reunirse en Riad con los líderes moderados