Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro Meije enviará las investigaciones sobre el 'caso Amedo' a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional

El tiular del Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional, Francisco Castro Meije, enviará esta semana a la Sala Segunda de lo Penal del citado tribunal las investigaciones sobre la relación del subcomisario de policía José Amedo Fouce con los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) para que estudie su posible procesamiento, según han informado fuentes judiciales. El juez no tiene competencias para procesar al policía por el fuero del funcionario, y debo ser la sala la encargada del asunto si así lo estima.

Fuentes judiciales confirmaron que, casi con seguridad, las diligencias con los indicios de delito por las relaciones de José Amedo con los GAL serán enviadas esta semana a la Sala Segunda de lo Penal, con independencia de que el juez Castro Meije continúe investigando el caso.El reciente viaje del juez Castro Meije al sur de Francia, donde interrogó a dos mercenarios de los GAL (véase EL PAÍS del 24 de diciembre), parece haber sido decisivo a la hora de confirmar indicios racionales de delito en la conducta del policía español por las acciones de la banda terrorista contra residentes vascos y etarra en el sur de Francia.

Fuentes judiciales confirmaron que el juez Castro Meije había practicado varias identificaciones de Amedo con los mercenarios interrogados, quienes, al parecer, habrían confirmado sin dudas que el subcomisario de policía fue la persona que les contrató para llevar a cabo varias acciones terroristas en el sur de Francia contra residentes vascos y miembros de ETA.

El juez Castro Meije confirmó ayer a este periódico que, casi con seguridad, esta semana enviaría las diligencias practicadas a la Sala Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional, pero no facilitó datos sobre sus investigaciones en el sur de Francia argumentando que era secreto. También confirmó que había realizado varias identificaciones, pero tampoco informó del resultado de las mismas.

Los dos mercenarios interrogados fueron el portugués Paolo Fontes, detenido en Francia, y Pierre Frugoli, quienes estuvieron en contacto y fueron contratados por dos españoles apodados Ricardo y Eduardo, identificados como el subcomisario de policía José Amedo Fouce y el inspector Michel Domínguez. Por estos motivos, el juez organizó el viaje para interrogar a los mercenarios, quienes le podrían confirmar con rotundidad la identidad de los españoles y nuevos detalles sobre la posible vinculación de los policías con los GAL.

Paolo Fontes viajó con los dos españoles desde Portugal hasta Bilbao, donde recibió en media hora un documento nacional de identidad a nombre de Manuel Oliveira, porque carecía de documentación.Posteriormente, los dos españoles le trasladaron, junto con otros dos mercenarios portugueses, a Irún, donde les presentaron a un supuesto gendarme francés, apodado Louis, que les facilitó las armas para cometer el atentado al bar Baztoki, en febrero de 1986.AtentadosTambién recibió instrucciones de los dos españoles, también en Irún, para llevar a cabo el atentado contra el bar Consolation, cuatro días después del primero. Fontes fue detenido en la estación de San Juan de Luz con la pistola que había utilizado en el atentado contra el bar Consolation e inmediatamente comenzó a colaborar con la justicia francesa.

Sus revelaciones permitieron localizar y detener en Portugal al resto del grupo, compuesto por Jean-Philippe Labade, importante dirigente de los GAL buscado en Francia por varios atentados contra etarras; Mario Correa da Cunha, miembro de la DINFO (servicios secretos militares); Rogerio Carvalho da Silva y Antonio Ferreira.

Por su parte, los mismos españoles contrataron a Pierre Frugoli y a Lucien Mattei para cometer el atentado contra el Monbar, el más sangriento de los GAL. Frugoli, condenado a cadena perpetua por el atentado, admitió en el juicio un gran parecido entre el español que les contrató y José Amedo al serie mostrada una fotografia del subcomisario de policía.

Ambos parece que han precisado al juez Castro Meije todos los detalles que rodearon su captación para los GAL, los pormenores de la contratación y detalles sobre los atentados, así como la posible identificación de los policías españoles José Amedo y Michel Domínguez.Contactos con FranciaAsimismo, el juez Castro Meije ha estado en contacto con los colegas de Bayona que instruyen los sumarios de los atentados de los GAL, quienes han facilitado al inagistrado español todos los datos sobre las supuestas vinculaciones de policías españoles con la banda terrorista anti-ETA.

Las fotografías de José Amedo para practicar las identificaciones con los mercenarios de los GAL fueron solicitadas por el magistrado a la Dirección General de la Policía.

Fontes declará en el sumario que fue contratado "para formar parte de un trío que debía hacer un trabajo a nivel oficial para el Gobierno español". Jean-Philippe Labade también deblaró en instrucciones francesas que trabajaba en labores de vigilancia e información para la policía española. Una compañera de Labade afirma también a la justicia francesa que el dirigente de los GAL tenía frecuentes entrevistas con policías españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 1987

Más información

  • El juez instructor no tiene competencias para procesar al policía