Eusko Alkartasuna acusa a Benegas de extorsionar al 'lehendakari' Ardanza

El secretario general de Eusko Alkartasuna, Inazio Oliberi, acusó ayer a Txiki Benegas, secretario general de los socialistas vascos, de chantajear al lehendakari, José Antonio Ardanza, con el problema de la violencia, para evitar que en el documento del pacto vasco se abran vías que posibiliten el debate institucional del desarrollo del autogobierno. "Benegas", dijo Oliberi, "es consciente de que en un debate político abierto los planteamientos de su partido son minoritarios".El político nacionalista, que negó que su partido fuera la clave del acuerdo entre los partlidos vascos, trasladó esta responsabilidad al Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), al asegurar que "a los únicos que no les interesa que se hable de soluciones políticas para la comunidad autónoma vasca es al PSE,ésta es la razón por la que están poniendo sobre la mesa la carta del difícil consenso y por la que están forzando a Ardanza a que elimine del documento temas como el de Navarra y los que hacen referencia al desarrollo del autogobierno".

En opinión de Oliberi, Benegas está ejerciendo una posición de fuerza desde la buena situacíón política que le proporciona el pacto de Madrid y su presencía en el Gobierno, "sólo espero que Ardanza se de cuenta", dijo.

Los representantes de Eusko Alkartasuna, que están a la espera de que el lehendakari les explique la acogida de sus modificaciones al documento para la Normalización Democrática y Pacificación de Euskadi, plantearon en Ajuria Enea, entre otras cosas, que el Parlamento pudiera encauzar cualquier reivindicación política, además de disponer de capacidad para debatirlas y darles una salida mayoritaria, incluso al derecho de autodeterminación. Propuesta que no es aceptada por el PSE y que presumiblemente no será incluida en el nuevo borrador que Ardanza remitirá hoy mismo a los partidos vascos.

Pacto por consenso

El secretario general de EA, calificó también de antidemocrático, por parte de Benegas, la exigencia de que el pacto vasco se firme por consenso, "cuando son las mayorías las válidas constitucionalmente". En este sentido, Oliberi dijo que separar del documento del pacto vasco los problemas políticos de los de la violencia es convertirlo en ineficaz.El portavoz de EA reconoció que si el consenso contra la violencia es fácil, probablemente no se produzca como tal en cuanto a los planteamientos, políticos. "En este caso", aseguró, "aceptaremos la mayoría sea cual sea, algo que no estoy convencido hará el partido socialista".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS