Cartas al director
i

Torpezas sobre Gibraltar

Por mi doble condición de española y gibraltareña creo que puede, hablar con cierta objetividad del problema de Gibraltar. Hay muchas cosas que no acabo de comprender. Por ejemplo, ¿por qué tiene el Gobierno español tanto interés en la soberanía de Gibraltar hoy? Lo entendería si España fuese una dictadura, como lo es Marruecos, un país totalitario en el que la voluntad de sus hombres no se tiene en cuenta, de ahí su insistente reclamación de Ceuta y Melilla. De igual modo entendería el ahínco que el Gobierno español tiene en recuperar el Peñón si éste tuviera alguna riqueza, petróleo, oro, no sé, sulfatos, pero lo cierto es que Gibraltar no tiene absolutamente nada. ¿Ha explicado quizá el Gobierno cuánto nos va a costar llegar a un acuerdo con ellos? Está claro que cualquier solución vendrá dada por un acuerdo económico, porque lo que a los habitantes de la Roca les interesa sobre todo es que su estatus social y todas las prestaciones económicas que reciben de Inglaterra no cambien.Por otro lado, si efectivamente hay unas razones ocultas que aconsejan tratar el tema de la soberanía, ¿por qué no intentamos dar una mejor imagen de España? ¿Es que quizá el Gobierno no sabe que para cruzar la frontera hay que esperar colas de más de una hora? Según me dicen en la aduana, el problema está en que no hay suficientes funcionarios, cuestión ésta que bien pongo en duda, ya que hoy, 12 de noviembre, oigo en Radio Nacional que, a consecuencia de la manifestación celebrada en el Peñón el pasado martes, la vigilancia se ha extremado (más aún) en la frontera, con lo que las colas son aún más interminables. A mí esta situación me parece macabra, y además, que vamos hacia atrás, como los cangrejos. Desde luego, el problema se está abordando de la forma más torpe imaginable. No ha mejorado un ápice de la que en su día llevó la dictadura. ¿No sería mucho mejor, más democrático e inteligente, abrir las puertas (si España considera al Peñón español), dar a sus habitantes todas las facilidades? Hay que conquistarlos con una sonrisa y nunca cerrando más aún la frontera. No cabe duda que Gibraltar será español tarde o temprano, porque está en territorio español, porque sus habitantes descienden en su mayoría de españoles, hablan en español, sienten en español y muchos de ellos ya viven en España. La imagen que dieron durante la manifestación es lamentable, pero es que esta situación la estamos provocando nosotros mismos.

Está claro que desde que España ha entrado en la OTAN el valor de Gibraltar para Inglaterra ha perdido su peso. Al Reino Unido le cuesta muchísimo mantener el Peñón, luego ¿por qué no dejamos que ambos Gobiernos comiencen a solucionar sus desavenencias? Gibraltar no tiene más remedio que entendérselas con España (como bien dice el presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar). Entonces ¿por qué no dejamos que sean ellos los que se nos acerquen?

En cualquier caso me da rabia la torpeza de ambas partes: la del Gobierno español en todos sus planteamientos y la del pueblo de Gibraltar, que no comprende que su futuro y el de sus hijos está en España y no en el lejano y frío Reino Unido.-

Algeciras, Cádiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50