TRIBUNALES

Suspendido por un año el juez que concedió el permiso que permitió la fuga del 'ultra' Hellín

La comisión disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acordó ayer sancionar con un año de suspensión al juez de vigilancia penitenciaria de Valladolid, José Donato Andrés Sanz, de 57 años, por haber concedido un permiso penitenciario de seis días al ultraderechista Emilio Hellín Moro, quien no regresó a la cárcel de Zamora, en donde cumplía condena por el asesinato de Yolanda González. La comisión consideró al juez Andrés Sanz autor de una falta muy grave de abandono justificado y reiterado en el desempeño de la función judicial.Con ocasión de la apertura del expediente disciplinario, algunos vocales del CGPJ estimaron que en la actuación del juez Andrés Sanz "existe prevaricación", dijeron, "o no existe nada". Por su parte, el presidente de la Audiencia Provincial de Vitoria, Juan Saavedra, instructor del expediente, de acuerdo con el fiscal, propuso su archivo.

Sin embargo, la comisión disciplinaria ha entendido que el juez de vigilancia penitenciaria es autor de falta muy grave, al estimar, según fuentes oficiales del CGPJ, que "la figura del abandono se produce no sólo pasivamente, sino también de forma activa, cuando se obstaculiza el desenvolvimiento y aplicación del ordenamiento jurídico; en este caso, impidiendo la tramitación de unos recursos legítimos interpuestos por el ministerio fiscal, así como el conocimiento jurisdiccional del tema debatido por tribunal distinto".

El acuerdo fue adoptado por cuatro de los cinco miembros de la comisión, integrada por José Luis Calvo, Juan José Martínez Zato, José Augusto de Vega, Antonio del Cacho y Pablo Castellano. El sancionado podrá recurrir al pleno del consejo y, en su caso, al pleno del Tribunal Supremo.

El permiso concedido a Hellín por el juez ahora sancionado fue contrario al criterio de la Administración penitenciaria y a la posición del ministerio fiscal, que se opuso por cuatro veces a la concesión del permiso, por considerar que no se daban las circunstancias previstas por la ley, ya que Hellín había intentado la fuga en una ocasión anterior. Asimismo, el fiscal informó repetidas veces al juez Andrés Sanz que existía un recurso pendiente en la Audiencia Provincial de Zamora, cuya resolución suspendiendo el permiso se produjo cuando Hellín ya lo disfrutaba.

El abogado José María Mohedano, en nombre de la familia de Yolanda González, denunció al consejo que era "perfectamente presumible" que Hellín no retornaría a la prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de noviembre de 1987.

Lo más visto en...

Top 50