Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición pide al Gobierno que anule la venta de Galerías al grupo Cisneros

Los portavoces de AP y del PDP ante la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso solicitaron ayer al ministro Carlos Solchaga que declare lesiva la adjudicación de Galerías al grupo venezolano Cisneros y "proceda a impugnada por vía contencioso-administrativa", según Juan Rovira Tarazona, del PDP. Luis Ramallo, de AP, manifestó que tras la reciente venta de los almacenes al grupo Mountleigh "hay verdaderas razones para expropiar Galerías; de forma que si es necesario expropiar, hágalo".

Por su parte, Nicolás Sartorius, de Izquierda Unida, volvió a reiterar la necesidad de crear una comisión de investigación que revise toda la reprivatización de las empresas de Rumasa.

Solchaga se adelantó ayer a las reclamaciones de diversos grupos para que compareciera ante el Parlamento a explicar la venta de Galenas al grupo Mountleigh. Para el ministro de Economía y Hacienda, el Gobierno está satisfecho y tranquilo con la operación de reprivatización de Galerías Preciados, "una máquina de perder dinero". Para el ministro, las alternativas eran claras: o perder 45.000 millones de pesetas en el período 1985-1990, o proceder a su disolución, lo que hubiera supuesto un coste para el Estado en indemnizaciones laborales de entre 75.000 millones, en el mejor de los supuestos, a 125.000 millones de pesetas. "Los 34.000 millones de pesetas en pasivos asumidos por el Estado como consecuencia de esa reprivatización son inferiores a cualquiera de las cifras mencionadas".

Solchaga señaló que la responsabilidad del Gobierno en el tema Galerías expira el 29 de diciembre de 1987 —los compradores se comprometieron a no enajenar la sociedad en un plazo de tres años—, pero, después de esa fecha "el grupo Cisneros es absolutamente libre para disponer de la empresa". El ministro manifestó que es "una simplificación arriesgada" comparar el precio pagado por Cisneros (750 millones) por las acciones de Galerías el 29 de diciembre de 1984 y los 30.000 millones que al parecer paga Mountleigh tres años más tarde, "porque el mercado ha cambiado de manera determinante, al haberse producido, entre otras cosas, un boom inmobiliario", sin olvidar la entrada en la CE o el aluvión de inversiones extranjeras. Solchaga, sin embargo, mostró cierta perplejidad ante el hecho de que Mountleigh "haya pagado 30.000 millones por una empresa con una contrastada capacidad de generar pérdidas". En efecto, de acuerdo con cifras oficiales, Galerías perdió 61.354 millones de pesetas durante los ocho ejercicios que van de 1979-1980 a 1986-1987. Durante los últimos tres ejercicios, contabilizados de agosto a agosto, la sociedad perdió 28.293 millones, y las previsiones para el iniciado el 1 de septiembre pasado se elevan a 7.500 millones.

Falta de previsión

Tanto Izquierda Unida como AP acusaron al ministro de no proporcionar ayer ni un solo dato nuevo, y de limitarse a utilizar el material enviado hace meses al Parlamento en las respuestas al diputado Ramallo. Para Sartorius, el "Gobierno ha pasado de una simulación falsa [para vender Galerías] a una falta de previsión muy seria". En la operación Galerías "ha habido precipitación, incompetencia y dilapidación de bienes públicos". Sartorius terminó reclamando la creación de una comisión de investigación para clarificar el tema. "Si el PSOE se opone a ello, Izquierda Unida cuestionará la honestidad de las personas que intervinieron en el proceso de reprivatización".

Para Ramallo, "Galerías no es más que un botón de muestra de lo que ha sido la expropiación y reprivatización de Rumasa". El diputado de AP profetizó que "el 'inglés [Mountleigh] va a venir, va a desmantelar Galerías y los trabajadores se van a quedar en la calle". Para Ramallo, ahora es cuando de verdad existe motivo para expropiar Galerías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 1987

Más información

  • Carlos Solchaga afirma estar satisfecho con la reprivatización de los almacenes