Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortega Cano experimenta una ligera mejoría, dentro de la gravedad de su estado, según el úItimo parte médico

El torero José Ortega Cano ha experimentado una ligera mejoría, dentro de la gravedad de su estado de salud, según afirma el último parte médico facilitado por la clínica Quirón de Zaragoza, en cuya unidad de vigilancia intensiva se encuentra internado. Este parte fue hecho público pasadas las diez de la noche de ayer.

La nota dice que "ha remitido parcialmente la fiebre que presentaba Ortega Cano por la mañana". El doctor Val-Carreres, que atiende al torero, comentó que esta evolución es alentadora, "aunque se pueden presentar complicaciones", añadió, "porque se trata de un paciente con heridas muy importantes y con muchos drenajes en el cuerpo".El doctor manifestó que la vida de Ortega Cano continúa en peligro: "Es un enfermo comprometido, pero vamos a esperar y trabajar científicamente por él". El diestro fue cogido por su segundo toro en la última corrida de la feria de Zaragoza, celebrada el martes. El cuerno del animal penetró en el abdomen de Ortega Cano y le rompió la pleura y el diafragma.

A la una de la tarde de ayer, el espada reclamó la presencia de su madre, preguntándole por qué se había trasladado de Madrid y con quién había venido. Se da la circunstancia de que ha sido la única persona que ha tenido acceso directo al torero en la UVI. Entre los dos hubo pocas palabras más, tan sólo la manifestación hecha por Juana Cano, madre del torero, de que tenía plena confianza en el equipo médico del doctor Val Carreres. Hoy, jueves, a las ocho de la tarde, habrá un nuevo parte médico.

Esta cornada ha sido la más grave de las 17 que ha sufrido Ortega Cano a lo largo de su carrera. Nacido en Cartagena (Murcia) el 27 de diciembre de 1953, sus comienzos en la fiesta fueron a través de la parte seria del espectáculo cómico-taurino del Platanito. En 1973 debutó con picadores en Vista Alegre, tomando la alternativa precisamente en Zaragoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de octubre de 1987