Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad debe recuperar "el liderazgo social", afirma el rector de la Complutense

Los Reyes de España asistieron ayer, en el paraninfo de la antigua universidad de San Bernardo, de Madrid, a la solemne apertura del curso 1987-1988 de la universidad Complutense, que contó con la presencia de numerosas personalidades políticas. En su discurso inaugural, el nuevo rector de esta institución, Gustavo Villapalos, recalcó la importancia de que todo el cuerpo académico realice un esfuerzo que permita a la Universidad recuperar "el respeto" y el "liderazgo social" perdidos en años de masificación y abandono.

Gustavo Villapalos, de 37 años, aludió en su discurso a los tres principales problemas que afronta la universidad Complutense. "La grave masificación", dijo el nuevo rector, "va en detrimento de la calidad de la enseñanza, segundo gran problema de la universidad". De hecho, y según Villapalos, el número de alumnos en este campus se ha multiplicado por 10 en los últimos 20 años. Esta situación, unida a lo que el rector calificó de "abusos dentro de la comunidad académica", ha convertido a la universidad en una institución que no puede servir para mucho más que para convertirse en una "guardería de jóvenes", idea contra la que espera luchar el nuevo equipo.El tercero de los graves problemas esbozados por Villapalos en su intervención en el acto inagural es el de la "descapitalización gravísima" de la universidad, que necesita, según el rector, "una inversión de choque de unos 8.000 millones de pesetas" para hacer frente a los problemas de infraestructura. Para financiar esta cantidad el rector reiteró su intención de recurrir a un crédito bancario por valor de 5.000 millones y a la emisión de deuda.

Por último, el nuevo rector hizo un rápido repaso de algunas de las medidas que piensa poner en práctica en el contexto de una "universidad adogmática". Villapalos aludió también a la necesidad de que la propia sociedad española se implique en la transformación de una universidad que debe realizar un papel de liderazgo. En este contexto, el rector reclamó inversiones de empresarios y ayudas generalizadas.

El acto comenzó con la llegada de los miembros del claustro académico y del equipo de gobierno, que precedían a los Reyes. Los Reyes escucharon la lectura de la memoria del curso 1986-1987 en un estrado en el que les acompañaban el ministro de Educación, José María Maravall, y el propio Villapalos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de octubre de 1987

Más información

  • Los Reyes inauguraron el curso académico 1987-1988