Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DEL GOLFO

España apoya la acción militar de Washington

España apoya la acción militar de EE UU en el golfo Pérsico contra un barco iraní, afirmó ayer el ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, tras entrevistarse con el secretario de Estado norteamericano George Shultz."Nosotros defendemos la libertad de navegación en aguas internacionales y colocar minas en dichas aguas es contrario al derecho internacional", explicó Fernández Ordóñez a los periodistas. Pero lo importante en la guerra entre Irán e Irak es "ver que hace ahora el Consejo de Seguridad", añadió el jefe de la diplomacia española.

El presidente norteamericano, Ronald Reagan, manifestó también ayer, en Washington, que "hicimos lo que la ley nos autorizaba, estaba justificado por el derecho internacional", refiriéndose al ataque, el lunes por la noche, de un helicóptero norteamericano contra una lancha anfibia iraní que, supuestamente, había situado seis minas en aguas próximas a buques de guerra norteamericanos. El balance del incidente es de tres muertos iraníes, 26 detenidos, no prisioneros, que EEUU devolverá inmediatamente a Irán, dos desaparecidos, y el buque inutilizado, con un incendio en popa. Los "retenidos" fueron trasladados al barco Lasalle y los heridos al portahelicópteros Guadalcanal.

"Realmente no temo una respuesta iraní", explicó Reagan, y acusó a Irán de "exacerbar la tensión en la zona" Lo único que está contribuyendo a "las tendencias explosivas" en el Golfo es el Gobierno de Jomeini, añadió el presidente.

Reagan declaró que no creía "que nadie pueda prever" si este tipo de hechos van a reproducirse. El Pentágono tiene en el Golfo Pérsico una flota de 28 navíos de guerra que ya ha escoltado a nueve convoyes de petroleros kuwaitíes que navegan a través del estrecho de Ormuz bajo bandera norteamericana. Reagan no consideró necesario invocar, ante el Congreso, la Ley de Poderes de Guerra.

El Pentágono informó ayer que el barco atacado el lunes había colocado ya seis minas -una de ellas fue hallada flotando-, y tenía a bordo otras diez preparadas más equipos para montar nuevos artefactos explosivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de septiembre de 1987