Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una de las menores que fue prostituida declara que fue maltratada y pedía auxilio, "pero nadie hacía caso"

Una de las niñas que fue rescatada por la policía de una red de prostitución infantil declaró ayer que en múltiples ocasiones "pedía auxilio, pero nadie hacía caso". R. R. N, que tenía 11 años cuando comenzó a ser prostituida, prestó declaración en el juicio que se sigue en Valencia contra 34 implicados en una red de corrupción de menores. La joven, que ahora tiene 16 años, dijo que les explicaba a los clientes que me maltrataban y me encerraban". Otra de las menores, R. C. G, ofreció testimonios similares al tribunal.

La menor acudió a la sala donde se celebra la vista oral de esta causa bajo una fuerte protección policial. Fue captada por Arturo Carrasco, para quien el fiscal pide 31 años de cárcel, hace más de cuatro años. Carrasco ha declarado a la prensa que está envuelto en este asunto porque se enamoró de ella y la niña, a su vez, se enamoró de él. Sin embargo, R. R. N. manifestó ayer: "Nunca me enamoré de él. Me pegaba y me encerraba en el cuarto. Me llevó a casas de citas para que ejerciera la prostitución y el dinero se lo quedaba él".La menor acusó también a otros procesados de maltratarla. "En aquella época tenía la cara siempre marcada", señaló. Asimismo, algunas de las otras seis niñas rescatadas fueron golpeadas por los hermanos Carrasco y por el también procesado Olegario Ballesteros, explicó R. R. N. "Dos látigos, samurais, porras y una pistola" eran, según la niña, algunos de los utensilios empleados por los hermanos Carrasco para intimidar a las menores. "En una ocasión yo misma curé a Bibí" [otra de las menores], declaró R. R. N.

Agenda incompleta

La red de prostitución infantil fue desarticulada por la policía hace más de dos años tras la pista que ofreció una de las niñas tras ser encontrada. El fiscal solicita más de 300 años de cárcel, en conjunto, para los 34 encausados, entre los que se encuentran algunos clientes. Una agenda en la que había nombres y direcciones de casas de citas y de clientes se encuentra ahora a disposición del tribunal. Algunas hojas fueron arrancadas en algún momento, según diversos testimonios. Entre las hojas que han desaparecido "había una persona importante", según explicó ayer R. R. N.La estrategia de algunos defensores fue insistir en que la niña "aparentaba más edad", "era desenvuelta" y llevaba un carné de identidad falsificado en el que aparecía con 18 años.

La menor "iba a cumplir 12 años", según dijo ella misma, cuando comenzó a ser prostituida.

La testigo fue interrogada durante casi cuatro horas por la mañana y no pudo concluir su declaración en la sesión de la tarde al encontrarse muy cansada. Aseguró haber sido llevada a apartamentos y chalés para ser prostituída por varios hombres. R. R. N. rechazó la calificación de fiesta para este tipo de actos. "Uno de ellos creo que me dijo que era alcalde", afirmó. No obstante, la niña piensa que no podría reconocerlo.

Las menores citadas como testigos almorzaron en el mismo palacio de Justicia de Valencia. El ministerio fiscal también ha citado como testigos a varios inspectores de policía que participaron en la desarticulación de esta red. La prueba testifical se llevará a cabo a lo largo de esta semana. Se espera que la vista oral se prolongue durante varios días de la próxima semana.

Antonio Mariscal, padre de una de las menores, denunció ante la prensa hace unos días que su hija había sido secuestrada y que no iba a aparecer en el juicio. Mariscal comentó ayer a este periódico que su hija sigue sin aparecer. Fuentes policiales aseguraron que la denuncia es "inconsistente" y que la niña testificará.

Otra de las menores que fue prostituida, R. C. G., que ahora tiene 17 años, recordó en la sesión de la tarde como fue amenazada de muerte por Arturo Carrasco, quien le apuntó con una pistola en la boca. Esta joven presentaba múltiples hematomas por todo el cuerpo cuando fue rescatada por la policía en casa de Carrasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de septiembre de 1987