Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El valor catastral de las viviendas madrileñas será incrementado sensiblemente para 1988

PEDRO MONTOLIÚ, El valor catastral de las viviendas madrileñas se elevará el próximo año sensiblemente, al aplicarse la revisión que el Ayuntamiento y el Ministerio de Hacienda han elaborado durante los últimos cinco años. El valor catastral que se utiliza en la declaración de la renta subirá proporcionalmente al barrio, calle y acera en la que se encuentre la vivienda. Los responsables de la Hacienda municipal esperan conseguir con esta medida un total de 22.880 millones de pesetas. Esta cantidad supera en 7.180 millones a la que ingresarán las arcas municipales este año después de que el Tribunal Supremo redujera el tipo impositivo al 20%.

El Ayuntamiento madrileño fijó a finales de 1986 un tipo impositivo para la contribución territorial urbana del 28%. Esperaba conseguir con ello unos ingresos de 22.000 millones de pesetas. Sin embargo, el pasado mes de febrero, el Tribunal Supremo anuló las subidas superiores al 20%. El resultado fue que los ingresos municipales quedaron reducidos por esta causa a 15.700 millones.Para paliar este problema se inició inmediatamente la tramitación de un proyecto de ley que, cuando esté aprobado en las Cortes, permitirá a un Ayuntamiento como el de Madrid fijar un tipo impositivo comprendido entre el 10% y el 46%. Alianza Popular y el Centro Democrático y Social, a través de sus representantes en la corporación se apresuraron entonces a anunciar que defenderían con sus votos el mantenimiento del 20% cobrado este año.

Sin embargo, la situación puede ser muy diferente después del anuncio hecho ayer por Alfredo Tejero, concejal de Hacienda, según el cual, el año que viene, el Ayuntamiento estará obligado a revisar los valores catastrales de todas las viviendas madrileñas. Los trabajos han sido realizados, distrito a distrito, a lo largo de los últimos cinco años. En la realización de este trabajo, el Ayuntamiento corrió con la mitad de los gastos e invirtió 800 millones. El estudio está terminado, y sólo queda cubrir el trámite de su exposición al público para que los vecinos presenten las alegaciones que estimen oportunas.

Revisión por alto

Como resultado de esta revisión, los valores catastrales, que en la actualidad están en tomo a la tercera parte de su precio en el mercado, pueden llegar a situarse e incluso superar la mitad de lo que costarían las viviendas en caso de venderse. Esta revisión, a juicio de los responsables de Hacienda, va a obligar a un cambio del tipo impositivo. En este sentido, la propuesta que Tejero hará a los portavoces de los distintos partidos de la oposición consistirá en el establecimiento de un sistema que permita ingresar al Ayuntamiento 22.880 millones de pesetas.

Esta cantidad, según informó Tejero, es el resultado de incrementar en un 4% -inflación prevista por el Gobierno- los 22.000 millones que el Ayuntamiento tenía previsto cobrar antes, de que el tipo impositivo fuera reducido por el Supremo. Tejero dejó la puerta abierta a reducir el incremento al 3% en el caso de que el Gobierno fijara en este porcentaje la inflación prevista.

Sabiendo lo que se quiere obtener y los nuevos valores catastrales fijados por Hacienda será muy fácil, según Tejero, fijar el tipo impositivo, que muy probablemente estará por debajo del 20%. La realidad es que el respiro económico dado por la sentencia del Supremo dará paso en 1988 a una cantidad a pagar sensiblemente superior a la abonada este año.

Inflación acumulada

Según los responsables municipales, la cantidad cobrada será un 9,2% superior de media sobre la que pagaron los madrileños en 1986, porcentaje similar a la inflación acumulada desde entonces. Sin embargo, en comparación a este año, los madrileños tendrán que pagar 7.180 millones más. Eso aparte de lo que cada contribuyente tendrá que pagar en su declaración de la renta al contabilizar, dentro de los ingresos patrimoniales, el 3% del nuevo valor catastral de su vivienda o viviendas.

Por otra parte, el portavoz de Alianza Popular en el Congreso, Juan Ramón Calero, se mostró ayer partidario de "acudir a una movilización ciudadana" contra el proyecto de ley que regula los tipos de gravámenes de las contribuciones rústica y pecuaria y urbana, que se debatirá en la Cámara la próxima semana, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de septiembre de 1987

Más información

  • AP anuncia movilización popular contra el proyecto de ley que regula los tipos de las contribuciones