Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl Alfonsín nombra nuevo ministro de Trabajo a Ideler Tonelli, un incondicional

Después de ofrecer el cargo a tres dirigentes importantes de su partido, el presidente Raúl Alfonsín designó como nuevo ministro de Trabajo -el quinto desde diciembre de 1983- a Ideler Tonelli, que era basta ahora secretario de Justicia. Na die había querido aceptar el puesto después de que Alfonsín ratificara al ministro de Economía, Juan Sourrouille. Tonelli, un hombre ya mayor que nunca alcanzó cargos relevantes en el radicalismo, se caracteriza por una lealtad incondicional al presidente Alfonsín.

Como secretario de Justicia tiene un antecedente que le define: fue el hombre que redactó el proyecto de ley conocido como "de obediencia debida", aprobado luego por el Parlamento, con el que se liberó de los tribunales a todos los jefes militares acusados de graves violaciones a los derechos humanos. En los momentos más duros de aquel debate, Tonelli no tuvo inconveniente en cargar con las acusaciones. Desde entonces se sabe que no tiene ambiciones políticas y se limita a cumplir con la "debida obediencia".Ya confirmado como ministro de Trabajo, aún cuando no se haya hecho todavía el anuncio oficial, Tonelli admitió que la línea política de su tarea será la que fije el ministro de Economía. Su nombramiento resultó una sorpresa. Tonelli contó que el martes recibió un recado de Raúl Alfonsín, quien deseaba hablar con él. En la residencia presidencial, Alfonsín le ofreció el puesto "que para mí resultó inesperado, ya que yo pensaba que sería confirmado como secretario de Justicia".

Antes de llegar a Tonelli, el presidente Raúl Alfonsín había intentado convencer a su ministro del Interior, Antonio Troccoli, al ex candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires y a uno de los ex ministros de Trabajo, Juan Manuel Casella, y al ex diputado -otro derrotado en las recientes elecciones- Ricardo Terrile. Los tres se negaron a compartir el gabinete con el equipo económico. Troccoli, un líder histórico del radicalismo, renunció a su ministerio y a ocupar cualquier otro puesto. En el texto de su renuncia, aclaró que "no puedo desconocer el resultado electoral".

Conflicto entre ministros

El conflicto entre ministros parece ahora trasladarse a la previsible lucha entre el de Economía, Juan Sourrouille y el de Salud y Acción Social, que va a ocupar Ricardo Barrios, Arrechea, ex gobernador de la provincia de Misiones -derrotado en las elecciones-, quien acusó a la política económica del desastre electoral. Esta movida de Alfonsín se intrepeta dentro de la corrección propuesta para la política económica. El Gobierno argentino se propone ser más "duro y exigente" con los acreedores externos y un poco más "comprensivo y flexible" con los sectores productivos del país.Sourrouille viaja la semana próxima a Nueva York para participar en la reunión con los ministros de Economía de países deudores y con los representantes de la banca acreedora. Tiene como misión obtener nuevos créditos para pagar los intereses de la deuda externa y plantear al mismo tiempo la rebaja de las tasas a valores históricos mientras se desarrollan los proyectos de capitalización. Ofrece a cambio la desregulación de la economía argentina, una severa política de ajuste de gastos, un nuevo plan antiinflaccionario y la privatización de gran parte de las empresas del Estado.

El propósito del ministro de Economía será advertir sobre el posible "estallido social" que llevaría al país a declarar una suspensión de pagos. Los indicadores económicos anuncian que el deterioro se ha acelerado luego de la derrota electoral del radicalismo. La inflacción será superior al 13% también en septiembre y las reservas de divisas no le alcanzan a la Argentina para pagar la próxima cuota de los intereses de su deuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 1987

Más información

  • La ratificación de Juan Sourrouille provoca la división en el Gabinete argentino