Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julian Sancristóbal asegura que acordó con Iturbe un posible alto el fuego que se mantuviera en secreto

El ex director de la Seguridad del Estado Julián Sancristóbal aseguró ayer que, en sus conversaciones de enero pasado con Txomin Iturbe Abasolo, éste se mostró "absolutamente conforme" con la posibilidad de que ETA Militar iniciara un alto el fuego como paso previo a la adopción de medidas especiales que facilitaran la salida de las cárceles de los etarras no acusados de cometer delitos de sangre. "Una de las condiciones admitida por los dos era que ese alto el fuego no se hiciera público", precisó.Sancristóbal le insistió a Iturbe, según la versión del ex director general, en que con un Gobierno democrático no era posible negociar actualmente una salida para los presos condenados por delitos de sangre. Sin embargo, le agregó que, si el alto el fuego era respetado durante vanos meses, se crearía "una nueva dinámica" en la que se podría irmás lejos en las negociaciones. "Su primera preocupación era la de solucionar el problema de quienes no están acusados de delitos de sangre", precisó Sancristóbal. Ambas partes acordaron que lo positivo era profundizar en algunos aspectos en los que existía un acuerdo de principio. Por eso, la primera fase de la negociación, cuyo desarrollo ya estaba siendo discutido, consistía en el cese de los atentados y en las primeras salidas de presos. A algunos de éstos se les podría aplicar el denominado tercer grado, cuyos beneficiarios pueden seguir cumpliendo su condena fuera de la prisión.

'Alternativa KAS'

"Dejé claro que la alternativa KAS no podía entrar en el temario de negociaciones, y así lo admitió Txomin", comentó Sancristóbal, quien afirma que estuvo en esos contactos "como representante del Gobierno", aspecto que era valorado positivamente por el dirigente de ETA, quien ya consideraba "un paso adelante" el hecho de que pudiera constituirse una mesa estable de conversaciones. De hecho, ambas partes acordaron mantener otra reunión en una fecha que no se llegó a fijar debido a la muerte de Iturbe en febrero pasado.Preguntado por la presencia en la reunión del dirigente de Herri Batasuna Maki Esnaola, Sancristóbal prefuió no confirmar ni desmentir ese dato, Al respecto, personas que anteayer revelaron ese dato, y que han seguido de cerca los contactos con ETA, indicaron que Esnaola y la abogada francesa Christianne Fando intervinieron no sólo en esa reunión con Txomin -"a quien les unía una fuerte amistad"-, sino en los preparativos de los contactos.

Fuentes próximas a Iñaki Esnaola afirmaron ayer que el abogado de Herri Batasuna tenía intención de desmentir su presencia en la reunión, pero en medios oficiales de Madrid confirmaron el dato y añadieron que desconocían la razón por la que ETA había omitido ese extremo cuando en su reciente comunicado incluyó la relación de las personas asistentes a la reunión que se celebró en Argel el pasado 11 de enero.

El ex director general indicó que a raíz de las entrevistas con Txornin. Iturbe obtuvo la conclusión de que el sector más radical de ETA intentaba hacerse con el control de toda la estructura de la organización. "De hecho, parece haberse iniciado una fase mucho más fanatizada, en la que el criterio imperante es el repiqueteo de las pistolas", precisó. "Ahora es más difícil progresar en los posibles contactos, pero no descartamos seguir intentándolo", manifestó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de septiembre de 1987