El Banco Santander emitió 150.000 millones de pesetas antes de la subida de tipos

La decisión del Ministerio de Economía y Hacienda de elevar el tipo mínimo de los afros del 8,5% al 15% no fue gratuita. En los primeros meses del verano se detectó una fuerte subida en el volumen de emisión de estos activos, que empezó a preocupar porque representaba una posible salida del dinero negro del circuito que se había establecido.Fuentes del sector financiero, con un sorprendente desconocimiento de lo que estaban haciendo otros bancos, señalaban hace unos días que hasta primeros de agosto, cuando Hacienda tomó la decisión de subir el tipo de referencia, "se han estado emitiendo pagarés afros de forma creciente pero en cantidades que se podían considerar pequeñas".

Estas fuentes señalaban que las emisiones venían a ser del orden de unos 20.000 millones de pesetas mensuales o en torno al 5% del volumen de pagarés del Tesoro en manos del público que empezaron a vencer en junio y julio. La realidad muestra que el volumen de emisión ha sido mucho más elevado y que se ha concentrado en una entidad o en un grupo bancario. El Banco Santander tenía a principios del verano un total de 150.000 millones de pesetas emitidas en estos pagarés para ir cediendo a sus clientes a medida que les venzan sus pagarés. Bankinter, del grupo de la familia Botín como el Santander, también había hecho fuertes emisiones.

El Tesoro ha recuperado, por medidas administrativas, el control del monopolio del dinero negro, pero el grupo del Banco Santander podrá recoger, a precios competitivos frente al resto de la banca, la mayor parte de este tipo de dinero que prefiera no invertir en el Estado. Para este grupo bancario el coste final será el de antes de la subida del tipo de referencia y el resto tendrá que elevarlo cerca de tres puntos para compensar la subida de las retenciones en origen.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS