Las autonomías recibirán en 1988 del Estado un 7% más de dinero que en el presente año

Las 15 autonomías de régimen común -todas, excepto el País Vasco y Navarra- recibirán del Estado durante el próximo año en torno al 7% más de dinero que en 1987, en que superarán por primera vez el billón de pesetas. El Gobierno presentó ayer al respecto algunos avances, en la primera reunión mantenida con representantes de las 17 comunidades tras las elecciones del pasado 10 de junio. Los ayuntamientos parece que tendrán mejor suerte, al contrario de lo ocurrido este año; su participación en los ingresos estatales podría elevarse más del 10%, hasta rondar los 350.000 millones de pesetas.

Durante casi cinco horas estuvo ayer tarde reunido en Madrid, para estudiar la financiación que recibirán este año y el próximo las comunidades autónomas, el Consejo de Política Fiscal y Financiera, institución de encuentro entre los gobiernos autonómicos y central. Como ha sido la primera sesión después de las elecciones de junio, la mayoría de los consejeros de Economía autonómicos eran nuevos, si bien se mantiene el predominio de los socialistas.En esta inicial toma de contacto, los representantes del Gobierno central (el ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, y el de Administraciones Públicas, Joaquín Almunia) comunicaron una estimación del dinero que recibirán las comunidades autónomas en 1988 por su principal fuente de ingresos: la participación en los de la Hacienda estatal.

Si en 1987 las 15 comunidades de régimen común van a recibir en total más de un billón de pesetas entre esa participación, el Fondo de Compensación Interterritorial y los impuestos cedidos por el Estado, las impresiones recogidas tras la reunión indican que en 1988 podrán contar, a lo sumo, con un aumento del 7%. Es un porcentaje algo inferior al previsto para los gastos del Estado. Pero en 1987 las mismas autonomías elevarán la financiación recibida en más de 300.000 millones de pesetas, gracias al acuerdo que alcanzaron con el Gobierno hace un año sobre su modelo financiero definitivo.

Casi congelación

El Ejecutivo ha comunicado a las 15 autonomías no forales que, de acuerdo con este sistema estable y casi automático de cálculo, su participación en los ingresos del Estado ascenderá el próximo año a 692.722 millones de pesetas, cifra que casi supone congelar los 683.158 millones previstos para el presente año. Pero el total de la aportación estatal aumentará, de todas formas, en 68.603 millones de pesetas. De ellos, 62.039 millones llegarán por la vía de los impuestos cedidos, y en concreto del impuesto sobre actos jurídicos documentados, pues el Gobierno ha confirmado su propósito de enviar a las Cortes un proyecto de ley para que este tributo lo recauden desde el próximo año los Gobiernos regionales.Las autonomías más beneficiadas por esta cesión, y en consecuencia las que verán claramente elevada la financiación estatal en 1988, serán Cataluña (20.340 millones más, hasta totalizar los 136.561) y Andalucía (9.457 millones de pesetas más, hasta alcanzar los 228.693 millones). Entre ambas se repartirán la mitad del incremento previsto. A Valencia el nuevo tributo le deparará 7.700 millones; a Canarias 3.296 millones; a Galicia, 3.942; a Castilla y León, 3.883 millones; a Aragón, 2.563; a Asturias; 2.008; Cantabria, 2.025; Castilla-La Mancha, 1.992; Baleares, 1.778; Murcia, 1.574; Extremadura, 925 y La Rioja, 547.

El escaso aumento de la financiación estatal para 1988 después del esfuerzo realizado en 1987 se debe también a que las previsiones del presente año acaban de ser engrosadas en 34.503 millones como consecuencia de los últimos datos sobre recaudación estatal en 1986, que afectan a la fórmula pactada en noviembre pasado para calcular el porcentaje de partipaciónde las autonomías en los ingresos del Estado durante el quinquenio 1987-1991. Por aquellas fechas Hacienda decía esperar menores ingresos de los que al final ha tenido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El conocimiento de los nuevos datos permitirá convertir en definitivos los porcentajes de participación entonces pactados de forma provisional para cada autonomía, tarea que será abordada en las próximas semanas por las respectivas comisiones mixtas antes de que aparezcan en la ley de presupuestos del Estado para 1988. De ahí que los consejeros de Economía autonómicos se mostraron reservados al salir de la sesión, señalando que habrá que esperar a los resultados de las comisiones y a conocer todas las fuentes de ingresos.

Por parte de Cataluña, José Manuel Basañez, elegido ayer vicepresidente del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que preside Carlos Solchaga, se declaró satisfecho por las cifras, aunque precisó que son "un mínimo de mínimos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS