El colector de Aquadiver carecía de reja de seguridad, declara un monitor

El colector del parque acuático Aquadiver, de Platja d'Aro (Gerona), por el que se precipitó y se ahogó el niño Xavier Martín Presas, de 11 años, actuaba como un remolino, según se desprende de las declaraciones realizadas en el juzgado de La Bisbal por el jefe de monitores del parque, Eduard Lengarés, quien confirmó además que el colector carecía de la reja de protección cuando se produjo el accidente. El abogado de la familia de la víctima compareció también ayer en las diligencias abiertas por la juez Marta Rayo y no descartó solicitar de nuevo la comparecencia de la gerencia del parque.

La juez de La Bisbal tomó ayer nueva declaración al jefe de mantenimiento de Aquadiver, Gabriel Pozo, y a Eduard Lengarés. El jefe de los monitores señaló que tanto él como sus 30 compañeros han recibido indicaciones de la empresa propietaria del Parque, Aropark, SA, para que actuen "con discreción". Tras el accidente, sucedido el pasado día 18, el parque permanece cerrado y los trabajadores temen por la duración de sus contratos, según afirmó Lengarés.

Lengarés, quien se encontraba a unos 100 metros de la boca del colector por donde se precipitó Xavier y se lanzó a la piscina para intentar rescatarle, aseguró que la boca de acceso a la tubería, que actuaba como un remolino, carecía de la reja de protección. "Sentí cómo me succionaba y quedé prácticamente con todo el cuerpo dentro del colector", dijo tras prestar declaración. "Si un extranjero no me hubiera ayudado a salir también yo me hubiera precipitado por el colector", agregó.

Por otro lado, Albert Malaret, abogado de la familia del niño fallecido, se personó ayer en las diligencias abiertas por la juez de La Bisbal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de agosto de 1987.

Lo más visto en...

Top 50