Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CESID omitió la presencia del capitán general de Valencia en el funeral de Ibáñez Inglés

La asistencia del capitán general de la III Región Militar (Levante), general Juan Bautista Sánchez Bilbao, al funeral por el excoronel Diego Ibáñez Inglés, condenado por su participación en el frustrado golpe de Estado del 23-F, no constaba en un informe elaborado por el Centro Superior de Información de la Defensa (CESID), por lo que el hecho era desconocido oficialmente en el Ministerio de Defensa hasta que la noticia fue difundida ayer por el diario Levante, de Valencia. Fuentes militares consultadas ayer al respecto mostraron su extrañeza ante la omisión de un dato tan específico en el informe del CESID, en el que se hacía constar, además, que entre los asistentes a la ceremonia religiosa no había ninguna persona de relevancia que pudiera ser destacada en el documento.

El funeral se celebró el pasado lunes y el general Sánchez Bilbao asistió a la ceremonia religiosa, oficiada en la localidad de Cullera (Valencia), "a título personal y de paisano", según precisaron fuentes oficiales de Defensa. Estas fuentes indicaron que el capitán general de Valencia acudió a la citada localidad en su coche particular y añadieron que el alto jefe militar era compañero de promoción del ex coronel fallecido.

Sin representación oficial

Las fuentes consultadas señalaron que el Ministerio de Defensa no haría ninguna valoración pública sobre la presencia de Juan Bautista Sánchez Bilbao en la ceremonia religiosa, y dijeron desconocer si el general había o no solicitado autorización de sus superiores para acudir a las honras fúnebres. También indicaron que al acto religioso no había acudido ninguna representación oficial de Defensa. Ibáñez Inglés murió el pasado sábado a los 62 años de edad, pero la noticia del fallecimiento tampoco fue difundida hasta el pasado miércoles en el mencionado periódico valenciano. Al ex coronel, condenado a diez años de prisión, se le permitió en marzo pasado abandonar la prisión de Alcalá de Henares y seguir cumpliendo la condena, en régimen de prisión atenuada, en su propio domicilio, ya que sufría una gravísima enfermedad.

La Región Militar de Levante ya fue noticia en años anteriores por el trato de favor que en algún momento se dispensó a condenados por su participación en el frustrado golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. La Capitanía General de esa región estaba mandada el día del golpe por Jaime Milans del Bosch, que sacó las tropas a la calle y tomó la ciudad bajo su control. Posteriormente, fue condenado a 30 años de prisión.

Por su parte, Juan Bautista Sánchez Bilbao también fue noticia en la primavera de 1983 cuando, siendo jefe de la División Acorazada (DAC) Brunete número 1, renunció a presidir el consejo de guerra que juzgó a los jefes militares implicados en la conspiración para preparar una acción involucionista prevista para el 27 de octubre de 1982.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de agosto de 1987

Más información

  • Defensa precisa que el general Sánchez Bilbao acudió a título personal