Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mary Santpere anula todas sus actuaciones de este verano

La actriz Mary Santpere ha cancelado todos sus contratos de trabajo previstos para este verano, según declaró a la agencia Europa Press su hija María Rosa, porque está muy "confundida" tras el fallecimiento de su marido, Francesc Pigrau, que el pasado 27 de julio se arrojó al mar cuando efectuaba la travesía Barcelona-Mallorca.

La actriz, según su hija, está muy afectada y pasa casi todo el tiempo con sus hijos y nietos. "Hay ratos en que se anima, pero otros en que decae y es horrible", afirma María Rosa.

La revista Lecturas, por otra parte, ha hecho pública la última carta que Pigrau escribió a la actriz, poco antes de arrojarse al mar. La actriz explica a la mencionada revista que su marido había planificado cuidadosamente su suicidio. "Ha sido una acción premeditada y tenía planificados todos los detalles. Todo esto me lo confiesa en su última carta y sobre todo me insiste en que me anime y en que siga trabajando, aunque yo creo que ésta es mi retirada".

"Mary", escribió Pigrau a su esposa, "estoy en un pozo sin fondo del que no sé cómo salir. Me encuentro viejo y enfermo y os quiero tanto a todos que no podría soportar convertirme en un estorbo para vosotros". "Sé que ahora vas a sufrir mucho", continúa, "pero estoy seguro de que en el futuro te alegrarás de la decisión que acabo de tomar". Pigrau le pide asimismo que explique lo ocurrido a sus nietos. "A los nenes diles que su abuelo se ha marchado al cielo. A ti te espero allí cuando te toque reunirte conmigo". Y aconseja finalmente a la actriz: "Si algún día te encuentras como yo estoy ahora, sé valiente y haz lo mismo que yo he hecho".

Mary Santpere explica en Lecturas que Pigrau estaba muy deprimido, especialmente desde que le operaron del estómago hace ocho meses. "Se pasaba todo el día en cama y lloraba continuamente". "Algunas veces", añade la actriz, "me decía [refiriéndose a Pigrau] que no valía la pena vivir así, que no admitía la llegada de la vejez. Todos le animábamos pero la verdad es que no conseguíamos que saliera de la tremenda depresión en la que estaba sumido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de agosto de 1987