Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno asegura que nunca se ha planteado que el Ejército del Aire releve a los F-16 de EE UU

El Gobierno nunca se ha planteado que la Fuerza Aérea española sustituya las misiones militares que actualmente llevan a cabo los cazabombarderos norteamericanos F-16 desde la base de Torrejón, aviones que tendrán que abandonar el territorio nacional según la propuesta de Madrid en las negociaciones que mantiene sobre la reducción de la presencia militar estadounidense. El Gobierno sale así al paso de las declaraciones del secretario general de la OTAN, lord Carrington, que estima que España no está preparada para relevar a los F-16 norteamericanos. Medios diplomáticos dijeron ayer que "aunque las declaraciones de Carrington no hayan gustado, tampoco han creado mayor desasosiego".

En otros medios oficiales se calificaron de "inoportunas" las declaraciones del secretario general de la OTAN publicadas ayer en este diario. Pero, en general, el tono de las reacciones a las palabras de lord Carrington fue de moderación y escasa sorpresa. Un portavoz de Presidencia del Gobierno dijo a este periódico que las manifestaciones de Carrington no tenían "excesiva importancia", y estimó que probablemente se había exagerado su referencia de que la Fuerza Aérea española no está capacitada para sustituir en las misiones que desempeñan, en el marco de la OTAN, a los aviones F-16 norteamerianos estacionados en la base de Torrejón.Las mismas fuentes minimizaron tales declaraciones, añadiendo que las palabras de Carrington no tenían intención de interferirse en las negociaciones hispano-norteamericanas sobre la reducción de las bases.

El director de la Oficina de Información Diplomática, Inocencio Arias, dijo que España nunca ha tenido la intención de asumir las misiones que vienen desarrollando las fuerzas norteamericanas estacionadas en España. "Hemos dicho una y otra vez, y así lo hicimos constar en el comunicado de noviembre de 1985 con los norteamericanos, que las fuerzas españolas se harían cargo de determinadas misiones. Por tanto, ese planteamiento [de lord Carrington] es equivocado", aseguró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores. Arias agregó: "Creo que es un caso claro de reducción sin sustitución".Otros medios oficiales reiteraron sobre las misiones de los F-16: "Ni tenemos capacidad para hacerlo ni nunca nos lo hemos planteado". "Las misiones que ellos [los norteamericanos] consideran que son imprescindibles las pueden hacer desde otros sitios. Es justamente lo que pretendemos conseguir en las negociaciones sobre la reducción de las bases", añadió una cualificada fuente diplomática.

Misiones españolas

Por su parte, un portavoz del Ministerio de Defensa dijo escuetamente: "La Fuerza Aérea española está en condiciones de responder a las misiones que le asigna la política de defensa española". Sin hacer mención a la OTAN y a las relaciones directas entre la Alianza Atlántica y las misiones de los cazabombarderos norteamericanos, citadas por lord Carrington, el mismo portavoz añadió: "Las Fuerzas Aéreas, como las del Ejército de Tierra o las de Marina, están en condiciones de cumplir las misiones que les asignen sus mandos nacionales, orientadas a contribuir al mantenimiento de la paz entre las naciones y a la seguridad y defensa del mundo occidental, al que España pertenece, y de modo especial en nuestro entorno geoestratégico".

En medios cercanos al equipo que negocia la reducción de la presencia militar norteamericana se recordaba ayer el paralelismo entre las declaraciones de lord Carrington y el argumento de los americanos al oponerse a la salida de España de los F-16, como pretende la propuesta española.

Washington insiste en que antes, de que se vayan los F-16 debería existir una absoluta garantía de que las misiones que desempeñan actualmente sean suplidas por aviones españoles; un planteamiento rechazado frontalmente por los negociadores españoles desde el primer momento. "Ellos [los norteamericanos] hablan de sustituir peras por peras, mientras nosotros, en nuestra propuesta, decimos que vamos a sustituir peras por manzanas, u otra cosa", explicó gráficamente una cualificada fuente diplomática.

El secretario general de la OTAN llega esta tarde a Madrid en visita oficial de dos días, en un viaje encuadrado en los que cada año raliza a los países de la Alianza. La última vez que Carrington estuvo en Espafla fue en enero de 1986, dos meses antes de la celebración del referéndum sobre la permanenecia española en la Alianza. Carrington se entrevistará con los ministros de Defensa y de Asuntos Exteriores y será recibido por el presidente del Gobierno. El jueves, después de visitar Segovia y Toledo, Carrington almorzará en la Zarzuela con los Reyes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de julio de 1987

Más información

  • El secretario general de la OTAN comienza hoy una visita oficial a España