30 millones costará devolver el circo de Peñalara a su estado natural

La Comunidad de Madrid ha ordenado la ejecución de un plan para desmantelar las obras ilegales en el circo de Peñalara (Rascafría), declarado desde 1930 como sitio de interés natural. Las obras pretendían la construcción de una presa de recogida de agua para crear nieve artificialmente. La restauración costará cerca de 30 millones de pesetas, que correrían por cuenta de las empresas responsables (Prodemon y Tramon).Estas sociedades consideran que el coste es "desproporcionado" y han recurrido la orden de ejecución. La Comunidad iniciará las obras de forma subsididaria dentro de unos días.

La Coordinadora Madrileña de Defensa de la Naturaleza (Comaden) calificó los trabajos en el circo de Peñalara como "el mayor atentado ecológico ocurrido en la región en los últimos 20 años".

Las obras, realizadas el verano pasado, consistieron en la construcción de un dique de 100 metros de largo, cuatro de ancho y cinco de alto, la creación de 200 metros de tubería, la apertura de zanjas y el desvío del cauce de un arroyo.

Glacial cuaternario

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Comunidad paralizó los trabajos y abrió expediente sancionador contra las empresas responsables por carecer de licencia municipal. De haber seguido adelante, según técnicos de la Comunidad, se habría alterado gravemente el único ejemplo de glacial cuatemario existente en la región, además de los irreparables daños causados en la flora, arroyos y pastizales.

El plan de restauración del circo de Peñalara contempla la regeneración de una franja de cerca de un kilómetro de largo. En su elaboración han participado varias cátedras universitarias.

La Comunidad requirió a las empresas responsables que ejecutaran unas medidas urgentes para frenar el deterioro de la zona. En marzo se realizaron las primeras actuaciones: la devolución a su cauce del arroyo desviado y la compactación de los terrenos.

Ahora. se acomete la parte más importante de las obras, con un presupuesto cercano a los 30 millones. Rodolfo García-Pablos, director general en funciones de Medio Ambiente, destaca la "labor cuidadosa de restauración, que exigirá un seguimiento diario". La demolición del dique, el relleno de las zanjas, el saneamiento del arroyo y de las márgenes de la laguna, así como la revegetación de la zona y el estrechamiento de una pista forestal llevarán unos tres meses de trabajo.

A finales de junio la Comunidad dio un plazo de 10 días a las empresas responsables para ¡niciar estas obras. Tramon presentó el 6 de julio un recurso de reposición contra la orden de ejecución. Un responsable de esta empresa calificó de "desmesurado" el coste del proyecto.

"Las obras realizadas el año pasado no superan el millón de pesetas", afirmó el citado portavoz. "Estamos dispuestos a reparar el daño natural, pero no a sufragar la restauración de una zona mucho más amplia, que lleva muchos años en su estado actual".

Carlos Escalada, director de la estación de Valcotos, señala que la presentación del recurso se hizo "para seguir dialogando". "No podemos acometer las obras si no se nos conceden las licencias para fabricar artificialmente nieve en la estación, lo cual es casi imprescindible para asegurar su supervivencia".

Las empresas responsables pueden aún recurrir a la vía contencioso-administrativa. En tal caso, la Comunidad baraja la posibilidad de sancionar a las sociedades. El 30%. de la empresa Tramon pertenece a la propia Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Cultura.

Por otra parte, una zona de 1.5 00 hectáreas del macizo de Peñalara quedará probablemente calificada como paraje natural de interés de nacional antes de fin de año. La nueva calificación permitirá el funcionamiento de un organismo autónomo que vele por su conservación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS