Walters estudia con Asad el 'deshielo' de las relaciones entre Siria y EE UU

Agencias

Vernon Walters, embajador de Estados Unidos en las Nociones Unidas, abandonó en la mafia a de ayer Damasco, donde se entrevistó en dos ocasiones con el presidente sirio, Hafez el Asad. Walters llegó a Damasco al Mediodía del pasado domingo, aunque la televisión siria no informó del hecho hasta más de 24 horas después. Su visita es un importante signo de deshielo en las relaciones entre la primera superpotencia mundial y el régimen sirio, de gran peso específico en Oriente Próximo.

Las autoridades sirias y la Embajada norteamericana se han negado a comentar el contenido de las entrevistas entre el emisario de la Administración dé Reagan y Hafez el Asad. Todos los observadores coinciden en señalar que deben haberse centrado en las posibilidades sirias de liberar a los rehenes occidentales en Líbano y en -la situación en el golfo Pérsico.Washington congeló sus relaciones con Damasco hace ocho meses, al retirar a su embajador en la antigua capital omeya, William Eagleton, en solidaridad con la decisión británica de romper lazos con Siria.

En octubre del pasado año, el Reino Unido acusó a los servicios secretos sirios de haber organizado un intento de atentado contra un avión civil israelí en el aeropuerto de Londres.

En la nueva actitud norteamericana hacia Siria, anunciada por una carta personal de Ronald Reagan a Hafez el Asad, ha tenido notable influencia el hecho de que las autoridades sirias cerraran el pasado mayo todas las oficinas que tenía abiertas en su país el grupo del palestino Abu Nidal, considerado por Washington como uno de los más peligrosos terroristas del mundo.

La situación en el Golfo

Uno de los puntos de la gestión de Walters en Damasco ha sido según fuentes diplomáticas, la situación en el Golfo, donde, en la noche del lunes, fue atacado un petrolero de bandera chipriota por aviones iraquíes en la terminal iraní de la isla de Jarq.

Las autoridades iraquíes confirmaron este ataque e informaron de otro que no ha podido ser ratificado por otras fuentes. El barco fue alcanzado por al menos un misil lanzado por un avión iraquí mientras descargaba en la terminal iraní.

Por otra parte, la tensión entre Teherán y París ha llevado al jefe del Gobierno francés, Jacques Chirac, a evocar, en una entrevista publicada en Le Monde, la posibilidad de ruptura de relaciones diplomáticas si no se entrega a la justicia, para que testifique sobre los atentados cometidos en París el otoño pasado, al iraní Wahid Gordji, actualmente refugiado en la representación diplomática del régimen islámico.

"Si Gordji se niega a salir del recinto diplomático", dijo también el jefe de Gobierno, esa actitud podría acarrear consecuencias irremediables sobre el proceso de normalización de nuestras relaciones con Teherán".

Chirac, que excluyó una intervención de la policía, calificó de "contradictoria" la actitud de Irán que, por una parte, desea normalizar sus relaciones con Francia y, por otra, "no duda en pisotear las normas más elementales del derecho internacional".

Por su parte, el primer ministro iraní, Mir Husein Musawi, dijo ayer en Teherán que Francia planea enviar más aviones Super Étendard a Irak y que Teherán respondería si tal medida se llevase a efecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de julio de 1987.

Lo más visto en...

Top 50